Buenaventura
En las llamada 'Casas de Pique', al parecer también se realizaban violaciones.
Foto: AFP
7 Sep 2018 11:32 AM

Casas de pique, macabra práctica que aún no desaparece

Casos como en Buenaventura, Tumaco y el más reciente en Flandes, Tolima, enciende de nuevo las alarmas de las autoridades.
Francisco Bernal
Francisco
Bernal Gutiérrez
@Pacho_Bernal

En 2014 el país se estremeció con el terror que se vivía en Buenaventura por la llamadas 'casas de pique'. En varios puntos del puerto las autoridades empezaron a hallar cuerpos desmembrados, obligando a las autoridades a adelantar operativos para frenar la estela de muerte en esa importante región de Valle del Cauca que dejó al menos 20 fallecidos bajo esa macabra práctica.

La investigación de las autoridades señalaba que todo obedecía a una confrontación armada entre el Clan del Golfo y 'La Empresa', que se disputaban el poder por las rutas del narcotráfico, teniendo en cuenta que se trata de un punto estratégico en el Pacífico.

Inclusive, aunque no fue confirmado por el Gobierno de turno, los habitantes de Buenaventura hablaban de alrededor de 50 'casas de pique' en barrios como El Progreso y La Fortaleza, de la Comuna 10.

En la lucha del Gobierno contra esta delicada situación, en abril de 2017 las autoridades propinaron un duro golpe al capturar a un hombre señalado de ser el creador de eso sitios, también conocidos como las 'casas del terror'. En ese entonces, en en lujoso condominio de Cartagena fue detenido por la Dijín alias ‘Don César’, hombre solicitado en extradición por Estados Unidos por los delitos de narcotráfico y lavado de activos.

Pasaron unos meses y el turno fue para Tumaco (Nariño), en donde la Procuraduría lanzó una alerta sobre estas macabras prácticas. Desde el Ministerio Público se aseguró haber recibido denuncias del funcionamiento de al menos siete de estos lugares, ubicados en las comunas 1, 3, 4 y 5.

Al parecer, esas casas habrían sido montadas por guerrilleros del frente Oliver Sinisterra, al mando de alias 'Guacho', y otras estarían bajo el mando de las autodenominadas 'Guerrillas Unidas del Pacífico', cuyo líder es alias 'David', un exintegrante de las Farc.

A propósito, el pasado del mes de mayo el exprocurador Fernando Carrillo Flórez denunció que en los últimos meses recibieron denuncias sobre la reaparición de estos sitios en Tumaco (Nariño).

"La Procuraduría ha identificado zonas donde es posible que haya casas de pique. Allí torturan y descuartizan personas. Someten niños a trabajos macabros de recuperación y trasteo de cadáveres. Es un fenómeno macabro para disciplinar a la gente", explicó en ese entonces Carrillo.

Ante ello la Defensoría del Pueblo también señaló que en la zona urbana existía un riesgo para unos 40 mil habitantes de más de 30 barrios de las comunas tres y cinco del puerto, mientras que en el sector rural la alerta es para 6.800 habitantes de las comunidades instaladas en Muguí, Montañitas, Brisas del Mataje, La Vega, Vayanviendo, Puerto Rico, El Dorado, la Parroquia, Puerto Colombia, Progreso 115, El Tandil y La Comuna, al igual que varios resguardos indígenas.

Las informaciones de la Defensoría también aseguraron que incluso esas bandas que delinquen en el puerto de Tumaco, habían creado unos códigos de conducta en donde imponen comportamientos a las comunidades, además de multas para quienes tengan inconvenientes familiares y comunitarios.

No obstante, cuando las 'casas de pique' parecían algo del pasado, en Flandes (Tolima) la Policía Nacional, el CTI de la Fiscalía, el Ejército Nacional y la Fuerza Aérea capturaron a 21 personas dedicadas al tráfico de drogas en Flandes, Tolima y Girardot, Cundinamarca.

En medio de los operativos las autoridades allanaron una vivienda ubicada cerca al río Magdalena, en la cual se cometieron una serie de delitos, entre ellos el desmembramiento de varias personas.

"Esta organización era una tenebrosa banda que se dedicaba al microtráfico en forma masiva y que había logrado generar un alto grado de intimidación sobre los habitantes de estas dos localidades a través de prácticas tenebrosas como el asesinato y la desaparición. Podemos reportar que había una 'casa de pique' en la cual despedazaban los cuerpos y los desaparecían, esta banda tiene un trabajo de inteligencia y jurídico que duró dos años’’, manifestó el comandante de la Sexta Brigada del Ejército, coronel Marco Vinicio Mayorga. 

De acuerdo a Juan Carlos Ruiz, profesor de ciencia política y relaciones internacionales de la Universidad del Rosario, este tipo de torturas y asesinatos no es algo nuevo en Colombia, pues asegura que se viene presentando desde hace varias décadas, puntualmente desde la época de la violencia conservadora y liberal

"Los paramilitares en los años 90 eran reconocidos por desmembrar y desaparecer los cuerpos de sus víctimas, arrojarlos al río Cauca, otros los incineraban en hornos crematorios", indicó Ruiz al medio El Universal. 

Fuente
Sistema Integrado Digital