Erradicación de cultivos
AFP
17 Sep 2019 05:26 PM

Así es la arriesgada labor de los erradicadores de coca

La FM estuvo en la zona montañosa de Tarazá, Antioquia, acompañando a cuadrillas de erradicadores civiles y de la Fuerza Pública.
Ana María Cuesta
Ana María
Cuesta
@ana_cuesta

El 10 de septiembre de 2019 se hizo viral un vídeo en el que un soldado de la Séptima División del Ejército denunciaba, desesperado, en medio de un tiroteo, la muerte de su compañero Giovanny Chacón.

"Ahorita mataron a un soldado inocente, le metieron un tiro acá en la cabeza. Yo no sé por qué hacen eso. Fuerza, fuerza, mucho ánimo mi soldado (disparos). Esto está delicadísimo. Dios nos ampare", se escuchó en la grabación que metió en problemas al uniformado que la hizo, pues trascendió que podría ser sancionado.

Así es la arriesgada labor de los erradicadores de coca

Chacón falleció por un disparo de un francotirador del ELN, según contaron las autoridades, en un corregimiento de Valdivia, Bajo Cauca Antioqueño. En medio de protestas campesinas contra la erradicación de cultivos de coca.

De acuerdo a la Fuerza Pública, en algunas regiones del país, grupos ilegales presionan e instrumentalizan a la población civil para que se opongan a la erradicación forzosa. Estas tensiones se repiten en otras regiones de Colombia con fuerte presencia de esta hoja, sagrada en algunas culturas. 

La actual estrategia del Estado para combatir los narcocultivos comprende la sustitución voluntaria de la siembra ilegal, la erradicación manual forzosa y los programas de desarrollo en los territorios. El gobierno de Iván Duque ha puesto sobre la agenda la reanudación de las suspendidas fumigaciones aéreas con glifosato, herbicida que probablemente cause cáncer, de acuerdo a una agencia de Naciones Unidas.

Lea también: Gobierno dice que cifra de erradicación de cultivos de coca está en más de 98 mil hectáreas

Así es el trabajo de un erradicador

Los erradicadores civiles reciben en promedio 60 mil pesos como jornal. Pueden permanecer hasta tres meses seguidos en zonas inhóspitas, aislados de la Colombia urbana, arrancando una hoja que, transformada por ilegales, termina en las narices de adictos, consumidores o enfermos.

Trabajan en grupos o cuadrillas. Cada uno con una misión particular: el capataz, el enfermero, el aguatero y los que a punta de 'palín' o palas la emprenden contra los matorrales apetecido por los narcos.

Los erradicadores de la fuerza pública incorporan el componente antiexplosivista, por lo general, con un canino adiestrado en ubicar minas antipersona o explosivos que custodian los narcocultivos. En la actualidad hay aproximadamente 100 grupos móviles de erradicación de la Policía y Ejército. 

Lea además: Encuentran nuevos cultivos de coca en Caldas

De acuerdo a estadísticas gubernamentales, un colombiano da su vida al mes, muere, por esta actividad de alto riesgo, la erradicación manual de cultivos ilícitos. Todo, para tratar de combatir las más de 200 mil hectáreas de sembrados ilícitos en un país que, de momento, no parece estar abierto a otros enfoques en la lucha contra el narcotráfico como la planteada legalización

 

Fuente
La FM