Protestas en Bogotá el martes 26 de noviembre
Un paradero, frente a la Universidad Nacional, en la NQS, quedó con vidrios rotos por los disturbios.
Inaldo Pérez
29 Nov 2019 04:50 PM

Patrullera agredida durante marchas lamenta comportamiento de vándalos

La uniformada fue víctima de algunos vándalos que perjudicaron las movilizaciones pacíficas en el país.
Luis Francisco Cifuentes
Luis Francisco
Cifuentes
@CifuentesM

La patrullera de la Policía Nacional, Paola Arboleda, quien fue agredida junto a varios de sus compañeros por un grupo de encapuchados que se encontraba en medio de una de las marchas que se desarrolló en Bogotá, lamentó que las movilizaciones en el país se vean opacadas por estas personas.

La uniformada, que fue fuertemente atacada el pasado 21 de noviembre cuando prestaban seguridad a la sede del Icetex, ubicada en el centro de Bogotá, calificó como un milagro haber salido con vida tras los golpes que recibió.

Le puede interesar: Patrullero de la Policía herido en Neiva, se encuentra estable

La uniformada explicó a LA FM que cuando fueron agredidos, lo único que sintió fue miedo de perder su vida y de no volver a ver a su familia, además de no poder compartir otra noche con sus seres queridos. 

"La verdad duele mucho ver cómo prácticamente el mismo pueblo te ataca, porque uno ingresa a esta institución es por ellos, así ellos digan que no, porque uno se trasnocha cuidándolos a ellos, a sus familias y las zonas donde viven, y de esta manera nos pagan", señaló la patrullera Arboleda. 

Agregó que los patrulleros estaban prestando seguridad a la sede del Icetex, y lo único que portaban en ese momento era el escudo y el casco, por lo que, asegura, no tenían intención de enfrentar a nadie.

Lea también: Así funciona el reclutamiento masivo de indígenas en el Chocó

"Luego de ese ataque con toda clase de objetos contra nosotros, lo único que hicimos fue cubrirnos y esperar a que llegaran más compañeros que nos iban a respaldar. Pero ellos nunca llegaron, ya que estaban atendiendo otras manifestaciones", dijo la uniformada.

La patrullera Paola Arboleda sostuvo que los vándalos se percataron de que estaban agrediendo a uniformadas mujeres, sin embargo "no les importó y continuaron con el ataque".

"Ellos sabían que éramos mujeres porque yo les hablé y no les importó", dijo.

Puntualizó que los encapuchados deben entender que los uniformados de la fuerza pública también son seres humano, que tienen familias y que, al terminar el día, sus seres queridos también los esperan en casa.