Un render del Metro de Bogotá
Un render del Metro de Bogotá
Foto de la empresa Metro de Bogotá
18 Oct 2019 08:02 AM

¿Metro de Bogotá tendrá mano de obra colombiana o china?

Andrés Escobar, su gerente, también explicó de qué depende su continuidad en el cargo.

Andrés Escobar, gerente del Metro de Bogotá, aseguró en LA FM que la mano de obra del Metro de Bogotá, que empezará a construirse en abril próximo, será mayororitariamente colombiano. Según dijo, así se acordó con el consorcio APCA Transmimetro, quien adelantará la obra. 

"La gran mayoría será colombiana. Más del 70 por ciento de toda la inversión se va a hacer en obras civiles, es decir en construcción del viaducto mismo, del patio taller. Eso implica movimiento de tierras, acarreos, concreto, hierro, formaletas, vigilantes, cerramientos, desvío de tráfico, disposición de materiales de excavación. Todo eso es generación de empleo en Colombia y representa alrededor de 9 billones de pesos que nos van a generar, a lo largo del proceso, 140 mil empleos", explicó, al indicar que la mayoría de chinos que se verán serán ingenieros. 

Lea también: Enrique Peñalosa, tras adjudicar el Metro de Bogotá: Gustavo Petro es experto en criticar, no en hacer

Tras insistir en que la obra es transparente, que la licitación se hizo sin que existiera objeción de alguna índole, Andrés Escobar fue consultado respecto a su continuidad en el cargo, teniendo en cuenta que ha sido la única persona en ocupar la gerencia del Metro de Bogotá y tiene el conocimiento pleno del proyecto. 

Lea también: Consorcio que construirá Metro de Bogotá no está sancionado: Sergio Jaramillo

Al respecto, Andrés Escobar explicó que Metro de Bogotá es una empresa cuya junta directiva la integran el presidente de la República, Iván Duque, y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa. Así las cosas y teniendo en cuenta que en 2020 habrá otro mandatario de capital, habrá que esperar a la decisión adoptada por el jefe de Estado y futuro alcalde de los capitalinos. De todas formas, Escobar manifestó que sí desearía continuar en el cargo. 

La construcción y operación de la primera línea del metro de Bogotá, valorada en unos 14 billones de pesos (unos 4.053 millones de dólares), fue adjudicada el jueves a un consorcio integrado por dos empresas chinas. El presidente Iván Duque y el alcalde Enrique Peñalosa anunciaron que el consorcio APCA Transmimetro se impuso por encima de su única competidora, hispano-mexicana, y obtuvo la licitación del primer tramo del metro eléctrico y elevado que conectará al suroccidente con el centro de la capital colombiana. "Hoy es un hecho de celebración para todos los bogotanos y para toda Colombia", dijo Duque en un evento público desde el centro de Bogotá. "Acá empieza el verdadero metro anhelado por la ciudad durante décadas".

El consorcio ganador está integrado por las firmas chinas China Harbour Engineering Company Limited y Xi'An Metro Company Limited, así como por subcontratistas de España y Brasil, que operará la concesión durante 20 años. Su principal competidor, un consorcio hispano-mexicano compuesto por las empresas FCC Concesiones de Infraestructura, Carso Infraestructura y Construcción, y Promotora del Desarrollo de América Latina, quedó descartado por su alto costo.

Lea también: Metro de Bogotá será construido por APCA Transmimetro

Según la Alcaldía de Bogotá, la obra iniciará en el primer semestre de 2020, específicamente en abril, y el primer tren debería entrar en operación en 2025. Se calcula que la primera línea de 24 kilómetros movilice cerca de 1,05 millones de pasajeros diarios y cuente con 16 estaciones, en una ciudad de unos 7,2 millones de habitantes. El costo del pasaje aún queda por definir, pero la administración local "aspira" a que sea de unos 2.400 pesos, el precio actual del transporte público existente.

En respuesta a una petición de transparencia de Peñalosa y de concejales que denuncian irregularidades, la Contraloría ordenó realizar un control excepcional e investigar el proyecto. Este incluye troncales, interventorías y estudios, entre otros, por un costo total de 22 billones de pesos (6.368 millones de dólares), financiados por el distrito de Bogotá y el Estado.