caracastransmilenio-e1505674314235.jpg
Colprensa – Raúl Placios
7 Feb 2017 08:16 AM

A juicio funcionarios de Cemex y Asocreto por corrupción en construcción de troncal de Caracas de Transmilenio

La Fiscalía acusó a Francis Alberto Bretton Badel, funcionario de Cemex, así como al representante legal de la Asociación Colombiana de Productores de Concreto (Asocreto), José Miguel Paz Riveros, y al ingeniero de la misma entidad Diego Antonio Jaramillo Porto.
La
Fm

Esta acusación se da por las posibles irregularidades en la construcción de la Troncal Caracas de Transmilenio.

La decisión fue adoptada en segunda instancia por la Fiscal 61 Delegada ante el Tribunal, que revocó la preclusión proferida en marzo de 2016 a favor de esas personas, al considerar que las tres deben responder por el delito de peculado por apropiación en favor de terceros, en calidad de determinadores.

La Fiscal Delegada ante el Tribunal Superior de Bogotá, consideró que Bretton, Paz y Jaramillo serían presuntos responsables por haber inducido a funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para modificar los diseños de la obra.

Para la Fiscalía, las variaciones en los diseños precipitaron el rompimiento de las losas de concreto en el tramo de la Avenida Caracas pues se afectó la calidad de las obras.

Por ejemplo, determinaron el uso del llamado “relleno fluido” en los carriles exclusivos del sistema masivo de transporte, cuando en los diseños se había previsto ese material únicamente para las bermas y los paraderos.

La Fiscalía también estableció que no solo se usó el relleno fluido donde se debía extender una base asfáltica, sino que además se empleó una mezcla que resistía 30 kilogramos por metro cuadrado, es decir, la mitad de la resistencia establecida en los diseños.

Los investigadores encontraron que aunque inicialmente se calculó que se debían emplear 6.627 metro cúbicos de relleno fluido en la troncal de la Caracas, al finalizar se pagaron más de 16.000 metros cúbicos.

El contrato materia de investigación se ejecutó a partir del 23 de febrero del año 2000, es decir hace 17 años y por ello la decisión de segunda instancia se prescribió el proceso por el delito de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, en favor de Andrés Camargo Ardila, exdirector del IDU.

Camargo ya fue condenado por las irregularidades de otros tramos de Transmilenio, por no haber tomado las medidas para que no se presentaran las fallas en las losas, y por haber permitido el cambio en los diseños y en la utilización de relleno fluido en zonas distintas a las estipuladas y sin cumplir con la resistencia determinada previamente.