Organización Mundial de la Salud, OMS
AFP
30 Mayo 2020 08:02 AM

¿Qué tan golpeadas quedan las finanzas de la OMS tras anuncio de EE.UU.?

La decisión de Donald Trump pone en una difícil situación al organismo.
Tomás Guzmán Torres
Tomás
Guzmán Torres
@tguzmant

Al romper con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en plena pandemia, el presidente estadounidense Donald Trump la priva de parte esencial de su magro presupuesto y pone en peligro programas de salud en los países más pobres.

Trump, que ya había reducido la contribución financiera de Estados Unidos a la OMS, a la que acusa de indulgencia ante China, cumplió el viernes su amenaza de cortar sus lazos con la agencia sanitaria de la ONU.

Vea también: Trump dice que habló con familiares de George Floyd

Estados Unidos, primer contribuyente del organismo, "destinará estos fondos a otras necesidades de salud pública urgentes y globales que lo merezcan", dijo Trump a la prensa.

La OMS es una institución multilateral creada en 1948. Es una enorme máquina de 7.000 empleados presentes en todo el mundo, que dependen de los créditos otorgados por Estados Unidos y de las donaciones de sus Estados miembros.

Con un presupuesto de 2.800 millones de dólares anuales (5.600 millones para el período bienal 2018/2019), la OMS tiene "el presupuesto de un hospital de talla media en un país desarrollado", se lamentó recientemente el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Le puede interesar: EE.UU. ordena fin de beneficios comerciales para Hong Kong

Estados Unidos, con 893 millones de dólares aportados para el período 2018/2019, es decir 15% del presupuesto de la OMS, es el primer suministrador de fondos, por delante de la fundación Bill y Melinda Gates, primer contribuyente privado, la Alianza para la Vacunación Gavi, Reino Unido y Alemania, y muy lejos por delante de China y sus 86 millones.

La contribución estadounidense va esencialmente a África y Medio Oriente. Cerca de un tercio de estas contribuciones cofinancia las operaciones de lucha contra las urgencias sanitarias, y el resto es dedicado a los programas de erradicación de la poliomelitis, a la mejora del acceso a los servicios de salud y a la prevención y la lucha contra las epidemias.