Malrato infantil
Archivo
29 Jul 2020 10:15 AM

Uribismo propone acabar con beneficios a violadores

No podrían gozar de la casa por cárcel, de la libertad condicional, o de la rebaja de pena.
Daniel Jerez
Daniel
Jerez
@DanielJerezP

En el Congreso de la República fue radicado un proyecto de ley encaminado a combatir los índices de impunidad que se presentan en los delitos sexuales que se cometen contra los menores de edad y las mujeres en Colombia.

La senadora del Centro Democrático María del Rosario Guerra, propone a través de esta iniciativa que se elimine cualquier beneficio penal como la casa por cárcel, la reducción de penas y la libertad condicional, para los casos de violación que se cometan en esos casos.

Le puede interesar: Buscan desincentivar el aborto en casos de violación, a través de una ley

“El proyecto busca eliminar beneficios para violadores de menores de edad y de mujeres, que no tengan beneficios por estudiar, ni por publicar libros y mucho menos por trabajar”, indicó.

Agregó que “los violadores lo que requieren es sanción penal y sanción social. Nosotros no podemos permitir que sigan vulnerando la dignidad de nuestras mujeres y de nuestros menores de edad”.

La congresista indicó a través de un comunicado, que esta propuesta responde a las preocupantes cifras de población carcelaria relacionadas con este tipo de conductas.

“Según el informe estadístico del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), actualmente hay 8.091 reclusos por el delito de actos sexuales con menores de 14 años, 6.665 más por acceso carnal abusivo con menor de 14 años y 3.506 por acceso carnal violento”, sostiene.

Consulte aquí: Nuevas evidencias en el caso Cadena

En ese sentido, afirmó que los datos entregados por Medicina Legal frente a las agresiones sexuales que se cometen contra las mujeres, son muy graves.

“Solo en 2018, el instituto realizó 26.065 exámenes medico legales por presunto delito sexual, cifra que en 2019 aumentó a 26.158”, manifestó María del Rosario Guerra.

Finalmente, la senadora concluyó que las víctimas de estos “execrables hechos,” merecen una verdadera justicia y no impunidad para sus agresores.