Superintendente de Salud, Fabio Aristizábal
Superintendente de Salud, Fabio Aristizábal.
Foto: Colprensa
31 Ene 2021 06:24 PM

Superintendente de Salud se pronuncia tras ser acusado por corrupción

El funcionario habría incurrido en el delito de interés ilícito en la celebración de contratos. 
Herlency Gutierrez
Herlency
Gutiérrez
@HerlencyG

Luego que Pablo Bustos, presidente de la Red Nacional de Veedurías, diera a conocer que presentó ante la Fiscalía una solicitud de investigación penal en contra de Fabio Aristizábalactual superintendente de Salud, el funcionario,  a través de un comunicado de prensa, se pronunció diciendo que no está relacionado con ningún tipo de actos irregulares.

Le puede interesar: Colombia fue incluido por Covax entre los primeros países para recibir vacuna

El cuestionamiento por parte de Pablo Bustos se basa en unos audios donde supuestamente aparece el superintendente entablando una conversación con Luís Guillermo Grosso, ex interventor de Cafesalud, investigado por un presunto caso de corrupción en el sector salud. De acuerdo con el representante de la Red de Veedurías, el funcionario habría incurrido en el delito de interés ilícito en la celebración de contratos. 

Fabio Aristizábal señala que los audios corresponden a años anteriores a sus actuaciones en funciones públicas, y que en estos no se señala algo irregular, ni que sea objeto de reproches. Textualmente dice que “este es un ataque más, y sin fundamento alguno, para tratar de frenar mi gestión en depurar y moralizar el sistema de salud en Colombia”.

Lea también: Superintendente de Salud, denunciado por presunta corrupción en contratos

 

En el comunicado, el superintendente de Salud, explica también que “para la fecha de las conversaciones (2016 - 2017), no existía ningún cuestionamiento penal conocido sobre el señor Luís Guillermo Grosso”. Expone que en el momento de la conversación señalada en los audios, Grosso tampoco desempeñaba funciones públicas. 

Aristizábal enfatiza que empezó "a cumplir funciones públicas el 13 de agosto de 2018, años después de las conversaciones conocidas. No he sido asesor de ningún congresista ni tuve contrato alguno con el Estado durante los años en que tuvieron lugar estos audios”.

Manifiesta además que “mi labor como superintendente ha estado encaminada a luchar contra la corrupción, depurando el sistema de aquellos actores que no ven la salud como un derecho fundamental, y que creen que con estas intimidaciones lograrán impedir o revocar mis decisiones”.