Venezolanos en la frontera entre Colombia y Ecuador
Venezolanos bloquean la frontera entre Colombia y Ecuador
Cortesía: Twitter @hcapriles
7 Oct 2019 02:44 PM

Duque insiste en responder con los brazos abiertos a población venezolana

El Jefe de Estado afirmó que Colombia seguirá recibiendo con fraternidad a los ciudadanos que vienen del vecino país.
Javier Barragán Ramos
Javier
Barragán Ramos
@Barraganjavi

El presidente de la República Iván Duque señaló que su Gobierno seguirá respondiendo con los brazos abiertos a una comunidad que necesita de atención de primera necesidad en salud, educación y alimentación, y que ha salido de su país producto de la señalada dictadura de Nicolás Maduro.

Hace varios días el canciller Carlos Holmes Trujillo García ante la comunidad internacional y en medio de su participación en el evento Nueva Economía Fórum en Madrid, España, alertó que Colombia llegaría en 2020 a los 2.8 millones de migrantes venezolanos.

“Que no haya engaños porque por ahí hay voces de salón, diciendo que Colombia no puede echarse al hombro esta causa, aquí no hay un tema de vanidad personal ni individual de Colombia, es una causa de todos los países que defendemos la democracia y los valores”, sostuvo Duque.

Lea: Venezuela y Rusia renovaron contratos militares y energéticos, anuncia Maduro

Mientras que en su momento el Ministro de Relaciones Exteriores recalcó que si no finaliza la dictadura de Nicolás Maduroseguirá creciendo la crisis humanitaria, con el éxodo de ciudadanos del vecino país, no solo con la llegada a Colombia sino también a diferentes países de Latinoamérica.

“Hay organizaciones serias que indican que de continuar las cosas como siguen en Venezuela en próximo año a finales, podría haber 8 millones de venezolanos que habrían dejado su país, si esa es la realidad en el caso colombiano que recibe más o menos el 34% de ese flujo, tendríamos en el país 2.8 millones de venezolanos”, dijo el canciller.

Según reportes de Migración Colombia, en 2019 ya son más de 1.5 millones de venezolanos que han tenido que ingresar al país por cuenta de la grave crisis social y política que enfrenta la nación vecina.