Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de la República
Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de la República
Colprensa
2 Abr 2019 07:22 AM

Asesores denunciados por Vargas Lleras fueron contratados con recursos destinados para la paz

Andrés Betancourt y Luis Lorduy fueron contratados para 'relacionamiento' en los asuntos del Plan de Desarrollo, a través del Fondopaz.
Ana María Cuesta
Ana María
Cuesta
@ana_cuesta

Desde 1997, en la Presidencia de la República funciona una cuenta especial llamada 'Fondo de Programas Especiales para la Paz', Fondopaz, creado básicamente para financiar los programas homónimos y para fomentar la reincorporación de grupos alzados, su desmovilización y la dejación de sus armas. 

El Fondopaz se ha caracterizado por contratar a los negociadores de paz con las Farc, los suministros en las antiguas zonas veredales; las comunicaciones del proceso de paz, asesorías sobre la negociación, entre otros asuntos dirigidos por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Por el objeto de este fondo es que ha causado extrañeza que los asesores de la Presidencia de la República, Andrés Betancourt y Luis Lorduy, hayan sido contratados para "relacionamiento" o 'lobby' a través de esta cuenta para asuntos de paz.

Lea también: Vargas Lleras Vs. Char, ¿pelea electoral en 2022?

Ellos fueron cuestionados por el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, en su más reciente columna, por supuestamente ofrecer mermelada a los congresistas para que voten afirmativamente el Plan de Desarrollo del Gobierno.

El contrato que han suscrito Betancourt y Lorduy con el Fondopaz los encarga como asesores de la Presidencia en los asuntos relacionados con el Plan de Desarrollo en el Congreso, y en el caso de Betancourt, lo encarga también de la relación con alcaldes, gobernadores y mandatarios regionales.

Los contratos de estos asesores y 'lobbistas' están vigentes por lo menos desde principios de febrero pero no han salido publicados ni en el Secop, ni en los canales oficiales de la Presidencia. La Oficina del Alto Comisionado para la Paz dijo que, pese a ser de su resorte, la Oficina Jurídica de Casa de Nariño era la encargada de toda la información relacionada con Betancourt o Lorduy.

Precisamente por la prudencia que guardó la Oficina del Comisionado de Paz, La FM contactó a Jorge Mario Eastman, secretario General de Palacio, y nos confirmó que estos contratos de "relacionamiento y seguimiento legislativo particularmente en el Plan de Desarrollo" no tienen misterio alguno y son cobijados por los alcances del Fondopaz.

En momentos en que no existe una negociación con el ELN, ni con ningún otro grupo armado organizado, vale la pena cuestionar o indagar en qué está invirtiendo el actual gobierno los recursos propios de proyectos relacionados con la paz. Consultamos a varios parlamentarios, como Juanita Goebertus, y advierten que no encuentran "cómo actividades de lobby, en nada relacionadas con el proceso de paz, pueden ser pagadas por ahí".

A priori, la acusación de ofrecer mermelada a los congresistas no parecería una actividad vinculada a la paz. Pero hay que decir que en el Plan de Desarrollo se incluye un Plan Plurianual de Inversiones para la Paz. Llama poderosamente la atención que el Fondopaz, dirigido por el profesional en finanzas y seguridad, Juan Carlos Vargas Morales, esté financiando a 'lobbistas'.

Lea también: Tras división con Germán Vargas Lleras, Casa Char estaría a punto de fundar Voluntad Caribe

El contrato de Andrés Betancourt establece que le pagan 44 millones de pesos, por dos meses, por asesorar al Departamento Administrativo liderado por Jorge Mario Eastman. En las últimas horas el consejero político de Palacio, Jaime Amín, salió en defensa de Lorduy y Betancourt, diciendo que en el gobierno Duque no existe la mermelada y que ellos no tienen capacidad para ofrecer puestos. 

Betancourt, cartagenero, fue candidato a la Alcaldía de esa ciudad y fue concejal por el partido Conservador. Luis Lorduy Hernández, barranquillero, fue cabeza de lista a la Cámara de Representantes en Atlántico por el Centro Democrático.