Álvaro Uribe
Álvaro Uribe
AFP
16 Sep 2019 05:22 PM

Álvaro Uribe dice que su familia no quiere que esté más en el Congreso

El senador además advirtió sobre el peligro de los seguidores del chavismo que se encuentran en Colombia.
Miguel Valencia
Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf

"Tengo una presión que debo aceptar de mi señora y de mi familia que con toda razón no quieren que esté más en el congreso". Esta fue una de las revelaciones que hizo en las últimas horas el senador Álvaro Uribe Vélez

En entrevista con La República, Uribe dijo además: “Todo colombiano que tenga informe de algo malo que yo haya hecho denúncielo. Todo el que sepa que se hayan ido a manipular testigos contra mi persona cuéntenlo. Porque tengo un designio hasta el último día de luchar por la defensa de la democracia y por mi honra”. 

Lea también: El polémico proyecto contra padres que no reconozcan hijos extramatrimoniales

Siguiendo ese orden de ideas, el senador dijo que en realidad él tiene 134 años de edad: “67 de día y 67 de noche por todo lo que he trabajado por el país”. Además, dijo que así no vaya al Congreso estará en las calles de Colombia mientras tenga energía para apoyar a las nuevas generaciones que quieran hacer política.

Seguiré luchando en la batalla política, en la promoción de nuevos liderazgos y en la defensa de la democracia. Ese dúo que se llama empresa privada vigorosa y política social; la continuaremos mientras tengamos alientos", indicó. 

Lea también: Peñalosa, duro contra candidatos que no sabe precio del pasaje de Transmilenio

Por otra parte, el expresidente llamó la atención de los empresarios del país que en el plebiscito por la paz votaron por el 'Sí'. “Hemos sido claros en la defensa de la seguridad, la paz no nace de la impunidad ¡empresarios! Muchos apoyaron el 'sí' y ahí no nace la paz, la paz nace de la seguridad y el entendimiento social”, aseguró.

Álvaro Uribe concluyó la entrevista haciendo una advertencia a la sociedad colombiana: “Cuidado con los que se quieren desmarcar de Chávez y de Maduro pero que mantienen el corazoncito allá. Mantienen odio contra la iniciativa privada y pueden representar en Colombia unos gobiernos restrictivos a ese modelo de empresa”.