Páramo de Sumapaz
Páramo de Sumapaz
Wikicommos
10 Feb 2020 01:48 PM

Páramo de Sumapaz tardaría hasta 30 años en recuperación de hectáreas

Parques Nacionales reportó que luego de cuatro días de incendios, se afectaron 2.045 hectáreas en este ecosistema.
Carolay Morales
Carolay
Morales
@Carolaymorales

Los incendios forestales son críticos en cualquier parte del mundo pero en un páramo, zona considerada estratégica para la producción de agua, la situación se hace más preocupante ante la posibilidad en la disminución de dicha producción, aseguró Carolina Jarro, directora (e.) de Parques Nacionales. 

Precisamente, el incendio forestal que se propagó durante cuatro días y que dejó por lo menos 2.045 hectáreas de vegetación nativa destruida en el páramo de Sumapaz, cerca a la ciudad de Bogotá, fue una alarma para las autoridades dada los efectos que deja un evento como estos.

De interésControlan incendio en el Páramo de Sumapaz

"Restaurar estas dos mil hectáreas nos llevará un buen tiempo y no sabemos si quede igual que antes. Se estima que este proceso pueda tardar de veinte a treinta años", comentó Jarro.

La funcionaria estimó que, en el caso de los frailejones -plantas emblemáticas y únicas de los páramos, que tienen dentro de sus funciones la retención de agua que captura  de la neblina-, puede tardar hasta veinte años en tener el tamaño normal para su especie.

En ese sentido, la funcionaria indicó que en los próximos días las autoridades ambientales harán un reporte del número de especies vegetales afectadas por este incendio que fue controlado el domingo, por parte de los bomberos y la comunidad de la zona. 

La directora (e) de Parques Nacionales explicó que una de las funciones principales del páramo de Sumapaz es la regulación hídrica de las cuencas altas de los ríos Tunjuelo, Sumapaz, Blanco, Ariari, Guape, Duda y Cabrera, como oferentes de servicios ecosistémicos para el Distrito Capital y los departamentos del Meta, Huila y Cundinamarca.

Puede leer tambiénAsí nace el agua en los páramos colombianos

En últimas, el páramo ayuda a abastecer de agua a un sector de Bogotá y regula los ríos más estratégicos de la Orinoquía colombiana.