Masacre en Cali barrio Llano Verde
Twitter JorgeIvanOspina
1 Dic 2020 08:53 PM

Masacre en Llano Verde: capturados podrían pagar hasta 60 años de cárcel

Las autoridades siguen buscando a un tercer responsable del hecho.
María Mónica González Escandón
María Mónica
González Escandón
@monicagesc

La Fiscalía General de la Nación pudo determinar que el pasado 11 de agosto, los dos detenidos por la masacre de Llano Verde, que fueron identificados como Yefferson Marcial Angulo y Juan Carlos Loaiza, y también Gabriel Alejando Bejarano, quién sigue siendo buscado por las autoridades, sometieron a la fuerza y asesinaron a los cinco jóvenes en el oriente de la ciudad de Cali.

Fueron acusados por los delitos de homicidio agravado en concurso con porte de armas y podrían ser condenados a 60 años de prisión, sin derecho a ningún tipo de rebaja.

Lea también: Joven asesinada en Yarumal había contado que su novio la amenazaba

Entre tanto, Elmer Montaña, abogado defensor de una de las familias de las víctimas, manifestó que también tuvieron que haber sido acusados por el delito de tortura, pues “hay pruebas y evidencias de Medicina Legal que demuestran que dos menores de edad fueron torturados y luego les dispararon”, agregó.

Cabe mencionar que el 29 de agosto un juez de control de garantías de Cali envió a la cárcel a Loaiza Ocampo y Ángulo Quiñonez, quienes no aceptaron cargos y manifestaron que el autor material fue Gabriel Bejarano, alias ‘El Mono’, quien se encuentra prófugo de la justicia y las autoridades ofrecieron una recompensa de hasta 50 millones de pesos, para dar con paradero.

Le puede interesar: General Salamanca niega complot contra el general Atehortúa

Además, fueron detenidas varias personas que presuntamente ocultaron en viviendas a Bejarano, a pesar de conocer su participación en el crimen.  'El Mono' cambió su apariencia para evadir los controles de la Policía. 

Las víctimas de la masacre que conmovió al país fueron Juan Manuel Montaño, Leyder Cárdenas, Jean Paul Perlaza, Jair Andrés Cortez, y Álvaro José Caicedo, quienes visitaban frecuentemente el cañaduzal para realizar actividades recreativas y fueron asesinados en un hecho de intolerancia.