Abuelos-Ingimage.jpg
Ingimage
21 Jun 2017 04:41 AM

Corte advierte que padres no pueden prohibir que sus hijos vean a sus abuelos

Para la Corte, el interés superior del niño debe estar por encima de las diferencias que se puedan presentar entre adultos, en este caso, entre padres y abuelos.
La
Fm

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia advirtió que los menores no pueden ser cohibidos de poder ver a sus abuelos maternos y paternos, porque se constituiría en una vulneración de derechos fundamentales como a la unidad familiar.

De acuerdo con la sentencia del alto tribunal, los padres que están separados y que tienen a cargo la custodia de sus hijos no pueden poner obstáculos para que los menores tengan esa cercanía con sus abuelos.

La Corte advirtió de la necesidad de prevalecer la unidad familiar y el derecho que tienen los menores de establecer relaciones con los demás miembros de su núcleo.

Para la Corte, el interés superior del niño debe estar por encima de las diferencias que se puedan presentar entre adultos, en este caso, entre padres y abuelos.

Según el alto tribunal, "a los menores les asiste el derecho a conocer, tratarse y compartir con los miembros de la familia, incluidos los abuelos, y, preferiblemente, sin que tuviera que acudirse a una instancia judicial o administrativa".

El caso estudiado se relaciona con los abuelos maternos de una niña a quien su padre no lo dejaba tener contacto con ellos.

La madre de la menor había fallecido cuando ésta tenía 3 años de edad y luego de este episodio el padre no dejó que sus abuelos la pudieran visitar.

Los abuelos acudieron a un juez de familia, que impartió órdenes para regular visitas tras no llegar a un acuerdo.

No obstante, en este caso la Corte Suprema advirtió que el juez actuó erróneamente y advirtió que este tipo de regulación esexclusivamente para los progenitores de los niños, niñas y adolescentes, por ser quienes ostentan y ejercen la custodia y el cuidado personal de éstos”.

Tras fallar esta tutela, la Sala Civil resaltó la importancia de que tanto padres como abuelos superen las diferencias que rompen la unidad familiar que favorezca el desarrollo integral y armónico de su personalidad.