GRAFITERO DIEGO FELIPE BECERRA
Cortesía
23 Oct 2019 02:51 PM

Caso grafitero ya no contaría con testigo clave en el proceso

El teniente Rosnemberg Pabón asegura que la Fiscalía incumplió lo acordado.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

En la reanudación del juicio por la manipulación y alteración de la escena del crimen en el caso del joven grafitero, Diego Felipe Becerra Lizarazo, el teniente Rosemberg Pabón anunció que no continuará colaborando con las autoridades en este proceso.

Esto debido a que la Fiscalía General ha incumplido en repetidas oportunidades el principio de oportunidad que firmó hace algunos años y en el cual se comprometía a ser testigo de hecho en esta investigación a cambio que cesara la persecución penal por algunos delitos y se le otorgará protección.

Lea además: A ocho años de la muerte del grafitero Diego Felipe Becerra, familiares reclaman justicia

El teniente señaló -por medio de su defensa- que pese a su deseo de declarar en el juicio contra dos coroneles y varios integrantes de la Policía, "se presentaron una serie de eventos" que no le permiten rendir su testimonio.

Reseñó que pese al principio que fue avalado sigue vinculado al caso penal, indicando que no se presentó una ruptura procesal, lo que representa un incumplimiento por parte de la Fiscalía. 

Igualmente el jurista cuestionó el actuar del fiscal del caso al indicar que ha tenido un comportamiento grosero y ofensivo pese al deseo de colaboración de su parte y de su defendido.

Le puede interesar: Coroneles señalados de manipular escena del crimen del grafitero se declararon inocentes

En la diligencia judicial que se adelantó este miércoles en el complejo judicial de Paloquemao, la defensa del teniente Pabón aseguró que no sabe qué va a pasar con él en este proceso judicial. 

La declaración del suboficial era clave para demostrar la tesis de la Fiscalía General sobre el plan en el interior de la Policía para obtener un arma de fuego en el lugar en el que el joven de 16 años fue atacado por el patrullero de la Policía Metropolitana, Wilmer Antonio Alarcón en la noche del19 de agosto de 2011.

En el principio de oportunidad avalado hace tres años, el teniente manifestó que tenía conocimiento frente a los hechos que rodearon esta acción la cual tenía como fin desviar la investigación para vincular a Becerra Lizarazo con una banda que había asaltado un bus de servicio público en la Avenida Boyacá con calle 116.

Por estos hechos enfrentan un proceso penal Por la manipulación de la escena del crimen la Fiscalía General acusó a los coroneles Javier Vivas y Nelson de Jesús Arévalo –exsubcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá y excomandante de la Estación de Suba; cinco policías y tres civiles.