aida-merlano.jpg
19 Abr 2018 06:01 AM

Aída Merlano, a la cárcel: Corte Suprema de Justicia

La representante del Partido Conservador es investigada por presunta compra de votos en los comicios del pasado 11 de marzo.
La
Fm

La Corte Suprema de Justicia cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario a la representante a la Cámara, Aida Merlano. La senadora electa es investigada por presuntamente haber ordenado la compra de votos para los comicios que se adelantaron el pasado 11 de marzo.

El alto tribunal tomó la determinación debido a la gravedad de los hechos materia de investigación y a la necesidad de salvaguardar los elementos materiales probatorios.

Fuentes cercanas de la Sala de Instrucción señalaron que la medida se justifica para proteger a la comunidad y al sistema democrático y electoral, esto teniendo en cuenta el período electoral que se vive en el país.

La congresista conservadora será trasladada en las próximas horas a la cárcel El Buen Pastor de Bogotá mientras la Corte Suprema define su situación jurídica, es decir si le abre un proceso formal o si archiva la investigación.

Merlano se entregó a las autoridades el pasado nueve de abril tras conocer la existencia de una orden de captura emitida por la Corte Suprema de Justicia con fines de indagatoria.

La dirigente política es investigada por los delitos de concierto para delinquir; fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego accesorios, partes o municiones, y ocultamiento, retención y posesión ilícita de cédulas.

Según los elementos materiales probatorios recolectados, la congresista -quien heredó la curul de Roberto Gerlein- estructuró una red para la compra de votos.

Las pruebas recolectadas por la Fiscalía General en la inspección adelantada en la noche del 12 de marzo en la sede principal de la campaña de Merlano, conocida como "La Casa Blanca", indican que a cada votante se le pagaban 40 mil pesos.

Para garantizar el voto se le retenía la cédula y el certificado electoral. Igualmente se le hacía firma una especie de planilla en la que estaban todos sus datos personales.

Los agentes del CTI de la Fiscalía encontraron además en la sede ubicada en un exclusivo sector de Barranquilla, armas y dinero en efectivo.

Para la Corte Suprema, estos elementos indicarían que la parlamentaria habría incurrido en la práctica de comportamientos que atentan contra la libre participación de los colombianos en las justas electorales, elemento fundamente de la organización política nacional.

En su indagatoria, la representante a la Cámara se declaró inocente de los hechos materia de investigación. Su defensa sostuvo que los elementos hallados en su sede no se utilizaron para la compra de votos.

Por estos mismos hechos enfrenta una investigación disciplinaria en la Procuraduría General. El Partido Conservador además la suspendió hasta que no se resuelva su situación jurídica.