Vladimir Putin, presidente ruso
Vladimir Putin, presidente ruso
AFP
18 Nov 2019 06:45 AM

Rusia y Ucrania tendrán cumbre en París el 9 de diciembre

Será el primer encuentro entre Vladimir Putin y su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski.
Steven
Stiven
López
@StivenMorrison

Rusia confirmó este lunes que se está organizando una cumbre sobre el conflicto en Ucrania, el próximo 9 de diciembre en París, a la que asistirán los presidentes ruso y ucraniano y que contará con la mediación de Francia y Alemania. El encuentro ya fue anunciado el viernes por las autoridades francesas.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se negó a detallar las "expectativas" rusas ante esta cumbre, que será el primer encuentro entre el jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, y su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, elegido en abril.

Vea además: Sujeto disparó contra más de 30 personas que veían partido en California

"Es un encuentro que esperábamos hace tiempo (...) No hay que exagerar las expectativas para no desilusionarse", dijo Peskov.

Un conflicto que opone a las fuerzas ucranianas y a los separatistas prorrusos, apoyados por Moscú según la comunidad internacional, ha provocado la muerte de 13.000 personas en el este de Ucrania.

Los acuerdos de paz de Minsk, firmados en 2015, nunca fueron aplicados, pero desde la elección de  Zelenski se han registrado varios avances, como un intercambio de prisioneros o una retirada de las tropas en algunos sectores de la frontera. El lunes, Moscú anunció que había devuelto a Ucrania tres navíos militares que había confiscado hace un año tras un incidente naval.

La perspectiva de una cumbre cuatripartita sobre Ucrania había sido evocada por Macron cuando se reunió con Putin el 19 de agosto en Bregançon, en el sureste de Francia, y luego durante el G7 de Biarritz (suroeste).

Consulte tambiénPresidente catalán, a juicio por desobediencia

El presidente francés, que quiere tender puentes entre la UE y Rusia, espera demostrar con una resolución del conflicto en Ucrania el poder del continente para resolver sus propios problemas, ante las dudas que planean sobre la OTAN.