La granja de la empresaria española donde fueron hallados los colombianos
La granja de la empresaria española donde fueron hallados los colombianos
Foto de la Policía Nacional de España @Policia
30 Ago 2018 10:37 AM

¿Qué pasó con los esclavos colombianos hallados en una granja de cerdos de España?

El caso suscitó gran conmoción en el país ibético y en territorio nacional. Una empresaria resultó comprometida.
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

El 24 de abril de 2018, el periódico El País, de España, denunció que una empresaria española mantenía como esclavos a tres inmigrantes colombianos. "Vivían en la propia granja de cerdos, dormían repartidos sobre "un colchón con los muelles reventados" y un sofá cama, junto a una cocina en la que no podían usar más agua que una captación del río, "la mayoría de las veces llena de barro", con un olor nauseabundo, humedad en el techo y ratones muertos por el suelo".

De acuerdo con las autoridades, la mujer fue descubierta en la población española de Sarria. "Por vivienda tenían un espacio situado sobre la propia nave de porcino, comunicado por unas escaleras. A la entrada se acumulaban las bolsas de basura, había suciedad por todas partes, y el váter no se podía usar porque las cañerías estaban atascadas", según informó entonces el citado medio.

Según las pesquisas, los tres colombianos llegaron al país ibérico con promesas de mejor vida sin saber que serían sometidos a la esclavitud producto de la trata de personas. Específicamente, dicen las investigaciones, a los nacionales les prometieron trabajo fijo en una granja, con buen salario. De hecho la empresaria les regaló los tiquetes, una estadía en un hotel y un seguro de viaje mientras llegaban a su granja.

"No tenían seguro médico y cuando enfermaban, con vómitos y diarreas probablemente por la insalubridad del lugar, no acudían a los servicios sanitarios, sino que tenían que seguir trabajando. Los únicos medicamentos de los que disponían para aliviar sus enfermedades eran los que ellos mismos habían traído de Colombia", aseguraba El País, citando a la policía.

Una vez descubierto el caso de esclavitud, los colombianos fueron asistidos y se les abrió la posibilidad de legalizar su situación en España si, a pesar de lo que vivieron, deseaban trabajar allí.

Posteriormente, LA FM habló con Jhon Henry, uno de los tres colombianos que fueron hallados como esclavos en una granja de España. Según dijo, él vivía en España, luego regresó a Colombia y estando en territorio nacional le hicieron la propuesta de regresar con una oferta laboral. Le regalaron el tiquete aéreo y estadía en hotel a su llegada, a pesar de que él le advirtió a esa empresaria española que sus documentos estaban vencidos y por tanto no tenía formas de trabajar allí.

"Me mandaron todo, pasaje, me trajeron como turista y me enviaron a la granja", explicó. Estando allí, dijo, las cosas cambiaron de manera radical. "No teníamos para dónde coger, eran 10 u 11 diarias de trabajo. No había horario de salida". Y agregó: "A las 6:00 a.m. nos despertábamos, tomábamos un café, nos íbamos a darles comida a los animales, los olores lo atacaban a uno, pasaba con tos crónica porque los olores eran impresionantes", agregó.

De acuerdo con Jhon Henry, quien no se refirió a los otros dos colombianos que fueron víctimas de esclavitud, su victimaria es una empresaria de Sarria, en España. Respecto a por qué no dice su nombre, aseguró que fue un pedido de las autoridades españolas para no entorpecer las investigaciones que se adelantan. "No tenía cómo salir. Un cuñado iba por mi, pero la señora no quería dejarnos salir. Tenía miedo, pero un día tuve el valor de hablar", aseguró.

Tras presentar la denuncia, aseguró el colombiano, le otorgaron un permiso de tres meses de residencia en España, más no de trabajo. "No todo lo que brilla es oro. Aquí la gente sin papeles no es nada, es escoria. Prácticamente tiene que dormir en la calle. El sueño europeo de todos los colombianos es muy difícil. Con papeles se vive bien, de resto no. Esto no se lo deseo a nadie", aseguró el colombiano.

Ahora, cuatro meses después de lo acontecido, el abogado Ángel Vellé, a quien se le asignó el caso de dos de los tres colombianos, dijo qué ha pasado desde entonces. "Han decidido establecerse aquí. Ellos tienen su permiso de residencia y van a hacer su vida aquí", le aseguró el letrado a la Cadena Ser, de España. 

Respecto a la empresaria victimaria, señaló, “contacto con mis clientes no tuvo en ningún momento, ni para pedir disculpas ni para nada”. El abogado también explicó que, si bien es cierto la intención de los colombianos es vivir en España, esta vez lo harán en la ciudad de Lugo y no en Sarria, donde vivieron la pesadilla. 

Fuente
Sistema Integrado Digital