Twitter, red social
AFP
4 Ago 2020 06:59 PM

Presunto cerebro de ataque contra Twitter se declara no culpable en EE.UU

El ataque cibernético afectó la reputación de la red social.

Un estadounidense de 17 años  de edad se declaró no culpable de orquestar el pirateo a mediados de julio de las cuentas de Twitter de una serie de personalidades, incluidos Barack Obama, Tim Cook, Elon Musk y Kanye West. 

El adolescente residente de Tampa, Florida, negó su culpabilidad ante un tribunal de este estado durante una breve audiencia organizada por teleconferencia, según el periódico Tampa Bay. 

Fue detenido la semana anterior junto a otros dos jóvenes de 19 y 22 años de edad, uno de los cuales reside en Reino Unido, y fue inculpado de fraude electrónico. 

Lea aquí: Video: Declaran a Beirut como "zona de desastre" tras explosión

Los investigadores lo consideran el autor intelectual de este ataque cibernético, que les habría permitido conseguir más de 100.000 dólares en criptomonedas. 

De acuerdo con la acusación, el pasado 15 de julio Clark hackeó los perfiles de Twitter de prominentes personalidades y escribió mensajes en los que pedía a los usuarios que depositaran bitcoins en cuentas asociadas a él.

El ataque "fue diseñado para robar dinero de estadounidenses de todo el país, incluso aquí en Florida. Este fraude masivo fue orquestado aquí mismo, en nuestro patio trasero, y no lo aceptaremos", escribió el fiscal estatal Andrew Warren.

Los hackers, según Twitter, atacaron primero a un puñado de empleados de la red social a través de una operación de "phishing" por teléfono para obtener sus credenciales. 

Luego piratearon 130 cuentas, incluidas las del expresidente, Obama; el candidato presidencial demócrata, Joe Biden y los fundadores de Amazon, Jeff Bezos; Microsoft, Bill Gates; y Tesla, Elon Musk. 

En contexto: Un adolescente es acusado en Florida del hackeo masivo de Twitter

Desde esas cuentas, publicaron mensajes señuelo invitando a los seguidores a enviar bitcoins a cambio supuestamente de recibir después el doble de la cantidad enviada. 

El ataque perjudicó la imagen de Twitter y revivió los debates sobre seguridad informática a solo tres meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.