Byun Hee Soo
Byun Hee Soo
AFP
23 Ene 2020 08:01 AM

Militar suplica llorando al Ejercito que no la expulsen por haber cambiado de sexo

El sargento de 20 años se alistó en 2017, y el año pasado se sometió a una operación de reasignación sexual.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@Yur_cald

Una sargento de Corea del Sur que se había alistado como hombre antes de ser operada para cambiar de sexo, rogó el miércoles al ejército que la mantuviera en sus filas, después de recibir la noticia de su destitución.

Corea del Sur sigue siendo profundamente conservador en cuestiones de identidad de género, y las relaciones homosexuales entre militares siguen siendo objeto de enjuiciamiento.

Lea también: Joven preparó todo para su fiesta de cumpleaños y nadie asistió

Byun Hee Soo, un sargento de 20 años, se alistó voluntariamente en 2017 y en noviembre de 2019 se sometió a una operación de reasignación sexual en Tailandia.

Cuando se convirtió en mujer, dejó en claro a su jerarquía que quería permanecer en el ejército. Pero una comisión militar ordenó el miércoles que fuera expulsada. 

Byun, cuyo anonimato había sido protegido por el ejército, decidió vestir el uniforme para presentarse ante la prensa el miércoles. Explicó que el servicio militar era un sueño de niño. Pero también dijo que sufría de depresión debido a una "disforia de género", es decir, un profundo sentimiento de inadecuación entre su cuerpo y su identidad sexual. Por eso decidió hacerse la cirugía.

"Quiero mostrarles a todos que, sea cual sea mi identidad sexual, puedo ser uno de esos grandes soldados que defienden el país", dijo, conteniendo sus lágrimas. 

El alistamiento sigue existiendo en Corea del Sur, donde el ejército se dedica principalmente a proteger el territorio frente a la amenaza de Corea del Norte. Todo hombre apto debe cumplir dos años de servicio militar. 

Le puede interesar: Buscan a militar venezolano que fracturó rostro de niña con un fusil

Un portavoz del ministerio de Defensa explicó que Byun había sido examinada en un hospital militar, que había llegado a la conclusión que la pérdida de sus genitales constituía una discapacidad mental o física, lo que llevó a la comisión a reunirse.

Es el primer caso de este tipo en Corea del Sur. Sin embargo, desde hace tiempo las asociaciones denuncian que las relaciones sexuales consentidas entre dos hombres siguen siendo un delito a los ojos de la ley militar de Corea del Sur. Y el ejército de este país castiga a los soldados que mantienen relaciones homosexuales.