familia jacob blake
AFP
25 Ago 2020 09:29 PM

Familia de Jacob Blake, baleado por policías en EE.UU, pide un milagro

El hombre está paralizado desde la cintura hacia abajo en su cuerpo.
Agencia
AFP

La familia de un hombre negro que fue baleado por un oficial este fin de semana, exhortó a la calma ante el aumento de la ira en Estados Unidos, frente a un nuevo caso de violencia policial contra la comunidad afrodescendiente que reavivó las históricas protestas contra el racismo.

"Realmente solo necesitamos oraciones", dijo Julia Jackson sobre el ataque a su hijo Jacob Blake, un hombre que recibió siete disparos de un agente de policía ante la mirada de sus tres hijos.  

"Mientras iba por esta ciudad, noté muchos daños...Eso no refleja a mi hijo ni a mi familia...Si Jacob supiera lo que está pasando en cuanto a esto, la violencia y la destrucción, estaría muy disgustado", sostuvo Jackson.

Lea también: Demandan a Trump por sabotear servicio de correo antes de las elecciones

Con la tensión aún latente, tras la muerte de George Floyd, otro ciudadano negro muerto a manos de policías blancos, Kenosha fue escenario por segunda noche consecutivo de enfrentamientos.

Las protestas estallaron después de que se hiciera público un video en el que se ve cómo un policía dispara por la espalda varias veces a Blake, de 29 años, ante la mirada de sus tres hijos. 

Poco después de que entrara en vigor el toque de queda, agentes antidisturbios usaron gases lacrimógenos contra los manifestantes que les lanzaban pirotecnia y botellas de agua.

En contexto: Abuso policial en Wisconsin desata caos con decenas de edificaciones incineradas

Cientos de manifestantes protestaban gritando "¡sin justicia no hay paz!" y "di su nombre -- Jacob Blake". La víctima estaba internada tras ser operado en el hospital de Milwaukee, unos 40 km al norte de la ciudad, a donde fue trasladado en avión.

El abogado de la familia de la víctima afirmó que haría falta un "milagro" para que su hijo volviera a caminar, ya que los disparos dañaron su estómago, colon, hígado y un brazo.

"El diagnóstico médico en este momento es que está paralizado", dijo el abogado de derechos civiles Benjamin Crump, quien representa también a la familia de Floyd.