Debbie Van Horn
Debbie Van Horn
Captura de video
7 Sep 2018 03:42 PM

Exentrenadora de gimnasia de EE. UU. es acusada de abuso de menores

La acusada permanece bajo custodia en una prisión del condado de Walker.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

La exentrenadora de la selección nacional de gimnasia de Estados Unidos, Debbie Van Horn, se declaró hoy "no culpable" de los cargos de abuso sexual a una menor en las instalaciones de Huntsville (Texas), dentro de la trama del médico del equipo Larry Nassar.

Van Horn, de 64 años, fue detenida el jueves por los Servicios de Inmigración y Aduanas tras aterrizar en el aeropuerto de Houston procedente de un vuelo procedente de China, ya que desde el mes de junio pesaba sobre ella una orden de arresto.

La exentrenadora participó supuestamente en la trama de asaltos sexuales que el entonces doctor del equipo olímpico de gimnasia, Larry Nasar, llevó a cabo durante años en el centro de entrenamiento Karolyi Ranch, a las afueras de Huntsville.

Sin embargo, la abogada de Van Horn, Emily Detoto, explicó en un comunicado que su clienta regresó al país "voluntariamente" para "limpiar su nombre de estos cargos falsos y restaurar su impecable reputación".

"No tiene nada que ocultar", agregó Detoto, que aseguró que Van Horn es un "chivo expiatorio" en este caso.

Por el momento, mientras se desarrolla el juicio contra ella, la acusada permanece bajo custodia en una prisión del condado de Walker (Texas), tras imponérsele una fianza de 20.000 dólares.

Los fiscales mantienen que Von Horn "actúo como protagonista" en las agresiones sexuales de que fue objeto al menos una víctima.

El doctor Nassar fue condenado en Michigan a principios de año a una pena de 175 años de cárcel por abuso de menores, aunque ya cumplía un castigo de 55 años por pornografía infantil en una prisión de Florida.

El fallo llegó después del testimonio de cerca de 160 de niñas y mujeres, incluyendo medallistas de oro olímpico, que sufrieron estas agresiones, aunque la cifra se eleva a 332 deportistas a las que la Universidad Estatal de Michigan, donde Nassar trabajó durante décadas, acordó pagar 500 millones de dólares como compensación.