Yaxury Solórzano Ortega
Yaxury Solórzano Ortega
Foto Twitter
14 Ene 2020 01:18 PM

Este es el milagro atribuido a José Gregorio Hernández y que fue avalado por el Vaticano

Una niña de diez años se salvó de morir por una disparo tras la suplica de su madre al venerable médico.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@Yur_cald

El pasado jueves el obispo de San Felipe y Administrador Apostólico de Barquisimeto, en Venezuela, Víctor Hugo Basabe, informó a la prensa que el Vaticano aprobó el primer milagro comprobado del médico venezolano José Gregorio Hernández (1864-1919).  

Según se pudo conocer, el 18 de enero de 2019, el cardenal Baltazar Porras, administrador Apostólico de Caracas, entregó un expediente la Comisión de Médicos de la Congregación para las causas de los Santos en el Vaticano, Roma, el cual abrió y comenzó a revisar el jueves 31 de enero de 2019. 

Lea también: Vaticano aprueba primer milagro de médico venezolano José Gregorio Hernández

Dicho documento relataba la historia de una niña, que, según su madre, se había salvado de morir gracias a Hernández, quien es considerado un servidor de Dios, y quien habría escuchado su suplica.  

Tras conocerse la grata noticia, los medios venezolanos se encargaron de difundir cuál había sido el milagro analizado, y aseguran que se trata del caso de una niña llamada Yaxury Solórzano Ortega, y quien en marzo de 2017 recibió un disparo en la cabeza cuando ella junto a su padre eran víctimas de hurto en Estado Guárico.  

La niña, que para ese momento tenía diez años, iba junto a su papá en una moto cuando fueron interceptados por unos delincuentes, quienes sin mediar palabra comenzaron a disparar, provocando que uno de los proyectiles se alojara en la zona temporal derecha de la cabeza de la menor de edad.  

Una fuente eclesiástica contó que, tras ser herida, Yaxury debió ser trasladada en lancha a través de un río hasta un hospital ubicado en la capital del Estado Apure, llegando a él cuatro horas después de recibir el balazo.  

Su estado era crítico, se estaba desangrando y presentaba pérdida de masa encefálica. Una vez fue internada en el centro médico, la madre de la niña se entera que no había ningún neurocirujano que la pudiera atender de urgencia, por lo que tuvieron que esperar unas 48 horas para por fin ser intervenida quirúrgicamente.  

Dicha fuente detalló que: “la madre de la niña, al enterarse de que el especialista realizaría la cirugía con pronóstico reservado, le pidió a José Gregorio, de quien es muy devota, que le salvara a su hija. Asegura que el Venerable le dijo: ‘No te preocupes, que tu hija va a salir bien’, y que después comenzó a sentir una paz que no había sentido desde el incidente”.  

Poco antes de la operación, los galenos le informaron a la mujer que, si Yaxury sobrevivía a la intervención, quedaría con discapacidad en la motricidad, en el lenguaje, la memoria y vista debido a los severos daños que sufrió.  

Sin embargo, tras estar cuatro días en cuidados intensivos, la niña comenzó a rechazar la intubación demostrando que estaba reaccionando positivamente a la cirugía. Al ser sometida a varias pruebas, Ortega fue dada de alta del hospital a los 20 días, lugar del que salió, caminando, hablando y viendo sin dificultad.  

Le puede interesar: La petición de Benedicto XVI para que Francisco abandone la idea de la ordenación de hombres casados

El hecho fue calificado como inexplicable por la Comisión cuando una tomografía realizada en diciembre de 2018, ordenada por el tribunal, mostró que la niña aún tiene la lesión en el cerebro pero que se encuentra totalmente asintomática, sin secuelas, cuando 21 meses después de haber recibido el balazo, debía presentar discapacidad, según el pronóstico del neurocirujano”, agregó el informante. 

En Venezuela y sus países vecinos Hernández, que en vida se dedicó a las causas de los más pobres y es recordado por su caridad y generosidad, es considerado un santo al que el imaginario popular le atribuye numerosos milagros médicos no comprobados. 

El médico murió el 29 de junio de 1919 en Caracas, cuando un vehículo lo atropelló y en su caída se fracturó el cráneo al golpearse con una acera.