Violentas protestas en Chile
Foto: AFP
28 Oct 2019 04:52 PM

Estallido social en Chile enfrenta su décimo día de enfrentamientos

Valparaíso, Satiago de Chile y Concepción fueron los escenarios para las manifestaciones.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

Violentos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía se registraron alrededor de la Casa de Gobierno en Santiago, en el décimo día de un estallido social que deja 20 muertos.

Los incidentes, que se concentraron en el centro de Santiago y se repitieron en las ciudades de Valparaíso y Concepción, empezaron a la hora en que el presidente, Sebastián Piñera, anunciaba un nuevo gabinete y la tensión fue aumentando durante la tarde.

Miles de manifestantes atendieron a convocatorias por redes sociales para protestar en la tarde frente al palacio de La Moneda, sede de la Presidencia, que fue acordonado por un amplio cinturón de seguridad en el centro de Santiago.

Lea más: Piñera se "arma" con nuevo gabinete ministerial para enfrentar crisis en Chile

Detonaciones de gases lacrimógenos y lemas contra los carabineros y militares se escuchaban en todo el centro, donde también se registró el saqueo de una farmacia en momentos en que aumentaba la tensión.

Piñera removió a ocho ministros, incluido el cuestionado titular de Interior, Andrés Chadwick, integrando a su gabinete a una nueva generación de políticos en un intento por acallar las protestas que mantienen una pulseada en las calles.

De interés: EE.UU. eliminó por completo los restos del líder del Estado Islámico

"Chile no es el mismo que el que teníamos hace un par de semanas atrás. Chile cambió y el gobierno también tiene que cambiar y enfrentar estos nuevos desafíos y estos nuevos tiempos", repitió Piñera en la juramentación de los nuevos ministros.

Este estallido sin precedentes en Chile, el más grave en casi 30 años desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet, ha dejado 20 muertos, unos mil heridos y 900 millones de dólares en pérdidas materiales. 

Diez días después de su inicio como un movimiento heterogéneo y sin liderazgo identificable, las protestas representan un claro desafío para el reconocido modelo económico de mercado abierto de este país, donde los manifestantes sin color político exigen un pedazo más grande de la prosperidad que hizo de este país uno de los más estables de América Latina.