000_U75HI.jpg
27 Nov 2017 04:52 AM

Denuncian campaña de desinformación sobre Cataluña en redes

Los servicios secretos de Alemania denunciaron la campaña de desinformación en las redes.
La
Fm

Los servicios secretos de Alemania denunciaron una campaña de desinformación en las redes con motivo de la crisis institucional en Cataluña, según informó Hans-Georg Maassen, presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV).

En un congreso sobre ciberseguridad organizado en Berlín por el diario "Handelsblatt", Maassen citó el caso de Cataluña y el de otras campañas de desinformación, como las registradas durante las elecciones estadounidenses o durante la crisis de los refugiados en Alemania.

El presidente de la BfV acusó de estas campañas tanto a "actores estatales y no estatales" como a las "gigantes empresas tecnológicas", que actúan de plataforma pero "no asumen responsabilidades" por los contenidos que se difunden a través de ellas.

"Una sociedad abierta tiene muchas opiniones, pero no muchas verdades", afirmó Maasen, que consideró que en el discurso democrático "no se pueden tratar opiniones y hechos por igual", porque se acaba erosionando "el pluralismo democrático".

Las grandes tecnológicas, entre las que sólo citó a Facebook, son un "quinto poder" que se dice "transparente y altruista", pero que no asume sus responsabilidades, lamentó.

Sobre los autores de las campañas de desinformación, Maassen dijo en términos generales que "muchas pistas llevan a Moscú", aunque no entró en detalles en esta cuestión.

El presidente de la BfV también habló de actos de ciberespionaje y de cibersabotajes contra intereses alemanes de carácter público y privado en la red y subrayó que los causantes son principalmente "actores estatales y no estatales" extranjeros.

"La Federación Rusa, China y la república islámica de Irán son los principales actores contra intereses alemanes, pero no los únicos. Hay otros menores como Corea del Norte, con un papel creciente", explicó.

Se refirió en varias ocasiones al grave ciberataque que sufrió el Bundestag (cámara baja) en 2015 y señaló que el "objetivo ambicionado" del espionaje industrial contra Alemania son, principalmente, "las empresas del sector del automóvil, las armamentísticas, el sector aeronáutico, las químicas y las farmacéuticas".

Aunque no se han registrado "grandes ataques" en Alemania, apuntó que sí ha habido operaciones contra representantes de "la política, la ciencia, la industria, la investigación, el gobierno y proveedores de internet y servicios en la nube".

Además, consideró que por el momento "los grupos terroristas no tienen aún la capacidad cibernética" para llevar a cabo grandes actos de sabotaje a través de la red, pero instó a estar alertas y a anticipar este tipo de acciones.

Maassen señaló que con la actual legislación las fuerzas de seguridad no pueden actuar de forma "óptima" contra la cibercriminalidad y pidió al próximo gobierno alemán que tome cartas en el asunto.

A su juicio, las fuerzas de seguridad deberían poder borrar la información robada en los servidores de los piratas cibernéticos, poder infiltrarse en esos servidores para analizar la información de que disponen y poder, en "casos excepcionales", destruir ese servidor para evitar un mal mayor.

"La democracia debe defenderse también en el ciberespacio", argumentó el presidente de la BfV.

Con información de EFE - Berlín