Philip Manshaus
Philip Manshaus
AFP
17 Sep 2019 12:18 PM

Autor de atentado contra mezquita mató a hermanastra por ser asiática

El joven está imputado por homicidio, intento de homicidio y un delito de terrorismo.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@Yur_cald

La policía noruega explicó este martes que considera que Philip Manshaus, el ultra noruego de 21 años que trató el 10 de agosto de cometer un atentado en una mezquita en Oslo, mató por motivos raciales a su hermanastra -de origen asiático- justo antes del ataque frustrado.

"Barajábamos dos teorías sobre los motivos del crimen. Una era que la mató por considerarla de otra raza. Ahora hemos confirmado que su muerte se debió a su origen asiático", dijo este martes Pål-Fredirk Hjorth Kraby, portavoz policial.

Lea también: Tribunal catalogó como accidente de trabajo muerte por sexo en viaje laboral

Kraby se refirió a la declaración en los interrogatorios del propio Manshaus y a los exámenes técnicos en el lugar del crimen, que demuestran que la joven, de 17 años y adoptada de China a los 2, no opuso resistencia.

El informe forense difundido este martes concluye que la hermanastra murió de tres disparos mortales en la cabeza y otro en el pecho, todos realizados con el mismo rifle, encontrado más tarde en el coche del ultra.

Manshaus, que permanece en prisión preventiva, mató primero a su hermanastra en el piso que compartían en Bærum (afueras de Oslo) y se dirigió luego armado en coche al centro islámico Al Noor, en cuyo interior disparó varias veces sin herir a nadie.

Dos sexagenarios que se encontraban en la mezquita lograron reducirlo y lo retuvieron hasta que llegó la policía.

El joven ha reconocido los hechos, aunque se declara inocente al considerar que se trató de "una forma de acción de defensa", según declaró hace unas semanas su abogada.

Manshaus, que durante su última comparecencia ante los juzgados hizo el saludo nazi, está imputado por homicidio, intento de homicidio y un delito de terrorismo.

Le puede interesar: Animales espías; la CIA revela programa que tenía en secreto

Según han publicado medios noruegos con anterioridad, en los interrogatorios el joven ultra confesó que su intención era matar a "tanta gente como fuese posible" en la mezquita.

Manshaus llevaba una cámara en el casco con la que grabó el ataque, a imitación del autor de los recientes atentados contra dos mezquitas en Christchurch (Nueva Zelanda), en los que murieron 49 personas, y a quien elogió expresamente en las redes sociales, al igual que a otros líderes supremacistas.