Valle de la Samaria, ubicado en Salamina (Caldas)
Se hacen caminatas por senderos y avistamiento de aves.
Foto: Julieth Castaño
16 Jul 2019 12:54 PM

Valle de la Samaria (Caldas), un lugar donde la vida es más bella

El Valle, ubicado en el corregimiento de San Félix (Salamina, Caldas), es una zona de conservación de la palma de cera.
Julieth Castaño
Julieth
Castaño
@LaMamba11

Si en algún momento ha sentido ese deseo de pintar un bosque y perderse en él. De desconectarse o desaparecerse por un momento dejando atrás todo el estrés y los problemas. De respirar aire puro y mostrarle a los ojos algo diferente para ver que una pantalla de un computador o un celular. La respuesta es el Valle de la Samaria (Salamina, Caldas), una maravilla de la naturaleza que se impone ante la vista con un sinnúmero de palmas de cera que sobresalen entre el verde de las grandes montañas. 

Llegar a él requiere de un viaje largo y de la total disponibilidad para hacerlo. Partimos desde Manizales, capital caldense y ciudad de las puertas abiertas. Desde allí se emprendió un viaje de dos horas y 30 minutos aproximadamente hasta el municipio de Salamina, norte del departamento. 

El territorio brilla por sus montañas, curvas, lomas y laderas. Una niebla espesa cae sobre la cima de los montes hasta casi tocar la carretera. Por momentos se siente como si se estuviera adentrando en el corazón de una jungla que ojalá el hombre no arrase con ella en un futuro. 

Lea también: San Gil, Santander, ofrece altas dosis de adrenalina con sus deportes de aventura

Al llegar a Salamina, monumento nacional y patrimonio histórico de la humanidad, es momento de dirigirse hacia el corregimiento de San Félix y de allí al Valle de la Samaria, un recorrido que se hace en jeep o en cualquier 4x4 con una duración de una hora y media aproximadamente. 

Se recomienda hacer una parada en San Félix, un pueblo con apariencia de pesebre por lo colorido de sus casas, todas ellas pintadas en tonalidades pastel. Lo que hace resaltar al lugar cobijado por un cielo azul mar y por sus montañas alrededor entre las que se ven algunas nubes. Aunque es mediodía el pueblo luce tranquilo. Sin nadie en las calles a excepción de algún anciano que toma el sol sentado solo en el parque. 

"Todo ese territorio colinda con los municipios de Salamina y Marulanda (Caldas) con zonas altas sobre los 2800 metros de altura", asegura José Fernando Miranda, guía profesional. 

Valle de la Samaria, donde la vida es más bella 

Del corregimiento de San Félix al Valle de la Samaria, también conocido como 'Bosque de la Samaria', hay que tenerle paciencia a la carretera, la cual por el momento está destapada, pero desde ya se está trabajando en su pavimentación para mayor comodidad de los turistas. 

Al llegar al lugar, el panorama compensa las horas de viaje y agotamiento. La palma de cera, árbol emblema de Colombia, se levanta a varios metros de altura sobre el valle, mientras sus hojas se menean con las corrientes de viento. 

"La importancia de este valle radica radica en que es una zona de conservación de la palma de cera. Al estar tan alejado de las vías centrales y de Manizales como tal, es una zona totalmente rural, donde  aún no hay una gran cantidad de infraestructura lo que permite apreciar en gran manera la magnitud de este valle natural. Se contempla de una manera más directa y tranquila (...) hay políticas desde el territorio para la conservación y hay procesos de reforestación independientemente de que los predios sean privados", comenta Miranda. 

Lea también: 'La Cueva de la Vaca', una de las bellezas subterráneas de Curití, Santander

El guía agrega que está concertado con la gobernabilidad local realizar planes de manejo especial de la palma, así como desarrollar una planificación turística del territorio. Sin embargo, precisamente uno de los mayores atractivos de este paraíso es la desconexión. A diferencia del Valle del Cocora en Salento, Quindío; aquí no hay mucho ruido, ni comercio alrededor. Hay más tranquilidad, más contacto con la naturaleza, una soledad de esa que a veces es necesaria para encontrarse consigo mismo.  

José Fernando Miranda agrega que "lo que se pretende desarrollar es un producto turístico basado en los principios del ecoturismo. Tener un tránsito turístico controlado que permita a las personas contemplar la naturaleza bajo un mínimo impacto ambiental". 

Avistamiento de aves 

En la zona se hacen diferentes actividades, empezando por recorridos hacia la parte alta de la montaña para ver los diferentes bosques primitivos de la palma de cera. También salen caminatas hasta el Mirador de la Samaria, punto de partida para cabalgatas. Además poder de hacer avistamiento de aves. 

De acuerdo con Miranda, se pueden ver las aves representativas de la región como el pájaro carpintero, que hace sus nidos en la palma de cera; posteriormente cuando se va estos huecos, el lorito o periquito de páramo los aprovecha. También se puede observar el águila real y el tucán. " Este último se come parte de las semillas de la palma y cuando las defeca, en sus heces germinan varias palmas y otro tipo de plantas". 

Para la protección del árbol emblema de Colombia, los trabajadores del lugar le permiten al turista apadrinar una palma, para ello debe registrarse y comprometerse a donar 50 mil pesos al año para sembrar, abonar y cuidar la palma de cera apadrinada. 

Lea también: Quebrada 'Las Gachas' deslumbra con sus jacuzzis naturales en Santander

Costos de ingreso 

Para visitar el Valle de la Samaria se debe hacer reservación previa con el empresario del mirador, tanto para transporte como para recorridos. El contacto es con la comunidad local. El ingreso al lugar tiene un costo de 10 mil pesos por persona para hacer senderos de 40 minutos hasta tres o cuatro horas dependiendo del deseo del turista. 

Sin embargo, si lo que desea es llegar al sitio y solo quedarse un momento y tomar fotografías, la entrada cuesta únicamente 2700 pesos. Allí se encontrará servicio de alimentación con almuerzos desde los 12500 pesos. 

Al pensar en Caldas lo primero que se viene a la mente son los puntos turústicos que ofrece Manizales, su capital. Sin embargo, se está trabajando arduamente para impulsar otros sectores como San Félix y el Valle de la Samaria en la industria del ecoturismo. 

"Nosotros debemos entender que Manizales no es Caldas. El departamento es un territorio de riquezas naturales excepcionales y estamos identificando los potenciales que tenemos en cada una de las subregiones (...) entonces queremos posicionar a San Félix para que la gente pueda mejorar sus ingresos. Pero entendiendo que la conservación del medio ambiente es fundamental, igual que el desarrollo sostenible", comentó para La Fm, Miguel Trujillo Londoño, secretario de desarrollo, empleo e innovación de Caldas. 

Fuente
Sistema Integrado Digital