Quebrada Las Gachas (Santander)
Foto: Julieth Castaño/RCN Radio
15 Ago 2018 09:37 AM

Quebrada 'Las Gachas' deslumbra con sus jacuzzis naturales en Santander

Ubicada cerca del municipio de Guadalupe, este ha sido considerado como el Caño Cristales de Santander.
Julieth Castaño
Julieth
Castaño
@LaMamba11

La mayoría de las casas en Guadalupe, Santander, tienen la bandera de la virgen del mismo nombre colgando de sus fachadas. Un pueblo muy religioso que le festeja no solo a la Virgen de Guadalupe el 13 de diciembre, sino también a la Virgen del Carmen el 16 de julio. 

El pueblo fue fundado en el año 1715, sin embargo, no fue hasta 1887 que se convirtió en municipio. Su economía se sostiene principalmente de la agricultura y la ganadería.  

Bajo un fuerte sol de mediodía se siente un ambiente tranquilo, pero también fiestero. Suena uno de los tantos éxitos de Pastor López en el parque,  los abuelos recorren las calles con sombreros y ropa fresca; mientras que los más jóvenes toman jugo de naranja o disfrutan de un buen helado que refresque sus gargantas. 

Lea también: en Barichara las casas se hacen con tierra

La belleza arquitectónica de la  Parroquia Santuario Nuestra Señora de Guadalupe, construida con piedra labrada, es lo primero que llama la atención al llegar al lugar, al igual que la plazoleta principal, adornada con más de sesenta palmeras a su alrededor. 

A pocos kilómetros de Guadalupe se puede disfrutar de otra de las maravillas de la naturaleza colombiana, La quebrada Las Gachas, para algunos estos jacuzzis naturales son el Caño Cristales de Santander. 

Las Gachas es un gran camino de roca en el que naturalmente se han formado más de 250 de agujeros de diferentes tamaños y formas. El agua que corre se ve del color de las rocas que moja, generalmente luce de un tono rojizo, mientras que el agua alojada en los huecos se ve de un color verde. Las Gachas son las venas de este rincón de Santander. 

Para visitar estos jacuzzis es recomendable ir con medias, ya que su algodón permite adherirse a la roca conservar el equilibrio mientras se camina entre Las Gachas, las cuales están cubiertas por lama, lo que las hace lisas. Los pies descalzos o los zapatos pueden ser más perjudiciales que favorecedores, es más fácil resbalarse.

Lea también: en San Gil (Santander) se vive al límite con sus deportes extremos 

La lama, además de ser peligrosa para una caída, es también la diversión de los visitantes. Algunos aprovechan la superficie lisa de la roca como toboganes, toman impulso, corren y se dejan resbalar de espaldas o de frente para aterrizar en algún agujero. Hay gachas desde diez centímetros de profundidad hasta de dos y siete metros. 

Este bello rincón del país es el plan perfecto para todo aquel que quiera desconectarse del mundo, escaparse del ruido, estrés y contaminación de la ciudad y relajarse en estos hermosos jacuzzis. También es el destino perfecto para los románticos, sin embargo, por favor, no tienen que escribir sus nombres en la roca, ya hay varios de ellos, no dañen la belleza de estos paisajes. Ante todo el respeto y responsabilidad con la naturaleza. 

Fuente
Sistema Integrado Digital