4 Abr 2016 06:52 AM

Políticos nombrados en los 'Papeles de Panamá' compraron bienes en Miami

La filtración de la base de datos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca ha revelado como cientos de personas evaden impuestos. 
Juan Ricardo Ortega, exdirector de la Dian, dijo en LA F.m. que Colombia ha sufrido mucho por "tema de Panamá con evasión de impuestos y fraude".
 
 
 
Carlos Eduardo Huertas, director de Connectas: lo cierto es que grandes fortunas sí están por fuera de Colombia. También aseguró que "según documentos académicos, en Colombia se estarían evadiendo entre 15 y 95 billones de pesos"
 

 

Giovanni Caporaso, abogado panameño: Panamá es un país que tributa solamenta a nivel local

 

 
 
La masiva filtración de la base de datos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca dada a conocer hoy revela que algunos de sus clientes son políticos o empresarios latinoamericanos acusados de delitos económicos en su país de origen y que compraron propiedades en Miami (EE.UU.).
 
Según publican hoy varios medios internacionales agrupados en el denominado Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, entre los cuales figura el diario Miami Herald, una masiva filtración hecha a este bufete panameño involucra a 140 políticos y funcionarios de todo el planeta, entre ellos 12 antiguos y actuales líderes mundiales.
 
La firma panameña, especializada en la gestión de capitales y patrimonios, tenía entre sus clientes a algunos políticos brasileños con acusaciones en su país de origen y que en los últimos años compraron propiedades de lujo en la costa de Miami.
 
El diario Miami Herald menciona el caso de Paulo Octávio Alves Pereira, un constructor y político brasileño con causas por corrupción y soborno en su país natal, y que en 2011 pagó 3 millones en efectivo por un departamento de tres dormitorios en un condominio de lujo en Bal Harbour a través de una compañía "offshore" registrada las Islas Vírgenes Británicas.
 
El abogado en Miami del político, Julio Barbosa, señaló al medio que su representado no había violado ninguna ley y que las transacciones "cumplieron con todas las leyes aplicables". La lista de personalidades y políticos relacionados al bufete Mossack Fonseca que efectuaron compras en Miami incluye a Luciano Lobao, investigado por contratos sospechosos con el Gobierno de Brasil por la Copa Mundial de Fútbol y que adquirió un condominio en Miami Beach por 636.000 dólares.
 
Asimismo, aparece entre los clientes de la firma panameña Marcelo Carvalho Cordeiro, expresidente del fondo de pensiones de Río de Janeiro e involucrado en la concesión irregular de contratos millonarios, que adquirió el año pasado por 2,7 millones de dólares una residencia en Key Biscayne.
 
El medio precisa que no existen indicios de que en esas compras se usara "dinero sucio", y tanto Lobao como Cordeiro "no estaban tratando de encubrir las compras" dado que usaron compañías con sede en Florida registradas bajo sus propios nombres.
 
No obstante el dinamismo que vive el mercado inmobiliario de lujo en Miami, el Departamento del Tesoro, a través de la Red Policial de Crímenes Financieros de EE.UU. (FinCen, en inglés), ha puesto en marcha un plan temporal de vigilancia a las transacciones inmobiliarias de más de un millón de dólares y que han sido efectuadas en efectivo y por "compañías fachada".
 
La entidad considera que estas son las más susceptibles a la manipulación, por la opacidad de la operación, y porque además en el condado de Miami-Dade las compras de vivienda con dinero en efectivo, sea en "cash", cheques certificados o giros postales, representaron el 53 % del total de compras hechas en 2015. De acuerdo con el ICIJ, que publicó hoy detalles de la extensa investigación en su página web, la filtración de datos incluye 11,5 millones de documentos de casi cuatro décadas del bufete panameño Mossack Fonseca, con información de más de 214.000 empresas "offshore" en más de 200 países y territorios.
 
Los documentos de la base de datos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca revelan la creación de miles de empresas "offshore" y paraísos fiscales para que políticos, celebridades y personajes reconocidos gestionaran su patrimonio. La firma negó hoy cualquier vinculación con los delitos que presuntamente han cometido cientos de sus clientes.
Fuente
Sistema Integrado Digital