Comercio en Colombia
Colprensa
29 Jul 2020 10:54 AM

Llamado de empresarios al Gobierno sobre toques de queda

Los gremios insisten en que es necesario un nuevo plan de ayudas para mantener los empleos.
Martha Olaya
Martha
Olaya
@Marthaolaya1

Luego de que el Gobierno Nacional anunciará el alargamiento del aislamiento preventivo obligatorio hasta el próximo 30 de agosto, los empresarios manifestaron su preocupación ante el eventual cierre definitivo de algunos establecimientos, de acuerdo a la evolución de la curva de contagio.

En ese sentido, el presidente del gremio de los comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal, pidió al Gobierno no aceptar restricciones de actividades económicas en los municipios.

Lea aquí: Proponen plazo para que empresarios devuelvan aportes de pensiones

Le hacemos un llamado al presidente para no aceptar tantas solicitudes de restricciones de los alcaldes y gobernadores como toques de queda y ley seca que nada contribuyen a evitar el contagio, pero que están causando más cierres de empresas, más destrucción de empleo y más inestabilidad del sector empresarial”, aseguró el dirigente gremial.

Por su parte, la presidente del gremio de las pequeñas y medianas empresas (Acopi), Rosmery Quintero, señaló que será necesario un nuevo paquete de ayudas para enfrentar la crisis económica por la pandemia.

“Entendemos que las medidas se toman basadas en las estadísticas de contagios, pero es preocupante la situación y esto va a ameritar otro paquete de medidas. Es un mar de incertidumbres y nosotros seguiremos haciendo desde el sector empresarial nuestro máximo esfuerzo por preservar los empleos, pero sí necesitamos mucho más apoyo”, dijo Quintero.

Lea además: Sin la cuarentena, Colombia habría necesitado más de 73.000 camas UCI

Los empresarios consideraron que será necesario que el Gobierno implemente una tercera emergencia económica y un plan de choque que ayude a mantener los empleos.

Para Fenalco, es necesaria una tercera declaratoria de emergencia económica, además de un plan de choque para salvar a aquellos sectores que aún se encuentran cerrados total o parcialmente, como el comercio, los restaurantes, bares, hoteles y empresas de la economía naranja, entre otros.