Salah-LA-FM-AFP-.jpg
Mohamed Salah / AFP
3 Mayo 2018 02:20 PM

¿Podrá jugar Salah la final de la Champions por el Ramadán?

El delantero del Liverpool es musulmán, y unos días antes del partido empieza el Ramadán, celebración en la que debe ayunar durante el día.
La
Fm

El egipcio Mohamed Salah no es el único musulmán del Liverpool. También lo son el extremo senegalés Sadio Maném y el volante alemán Emre Can.

Salah y Mané han sido importantes para el paso del club inglés a la final de la Champions League, en la que se enfrentará al Real Madrid. 

El Ramadán, la celebración de los musulmanes, empieza el 16 de mayo y termina el 14 de junio (aunque las fechas pueden cambiar). Durante estos días, las personas que practican esta religión no pueden comer, beber ni tener relaciones sexuales mientras se vea la luz del sol. 

Esto podría afectar el rendimiento de los tres furbolistas, sobre todo porque la final de la Champions se jugará el 26 de mayo, justo durante el Ramadán.

El egipcio, en 2014, cuando jugaba con el Chelsea, habló de lo difícil que era para él cumplir con las obligaciones del equipo a la par con el Ramadán.

"Teníamos dos sesiones de entrenamiento cada día, hacía mucho calor y yo jugaba todos los días (…) Ni siquiera podía tomar agua hasta las 9:30 p.m.", dijo Salah, de acuerdo con The Sun.

Pero parece que los tres jugadores podrían no verse afectados por el Ramadán para jugar en óptimas condiciones la final de la Champions.

Hay unos preceptos en el Ramadán para no realizarlo, y uno de ellos es viajar a más de 84 km de tu casa. Se acaba de lanzar además un dictamen religioso de las autoridades en la que decidieron que pueden, bajo este concepto de la distancia, dejar de ayunar algunos jugadores porque están en viaje”, explicó Sami El Mushtawi , director de asuntos culturales del Centro Cultural Islámico de Madrid, al diario AS.

Liverpool, la ciudad de residencia de los tres jugadores, está a más de 2.700 kilómetros de Kiev, Ucrania (ciudad donde se jugará la final de la Champions). Esto los podría eximir del ayuno.

El problema estaría en los entrenamientos que hagan en la ciudad inglesa (o incluso en el Mundial de Fútbol, que alcanza a coincidir con algunas fechas del Ramadán). Sin embargo, hay otra opción para los tres futbolistas.

El ayuno se puede interrumpir "los días que fueran necesarios, no solo por el viaje, sino por alta competición, el Mundial, u otras situaciones personales, y recuperar esos días antes del siguiente Ramadán, cuando ellos quieran, en diciembre, en marzo, siempre que sea antes de la siguiente fecha de ayuno”, explicó El Mushtawi al diario AS.