3 Dic 2015 02:58 PM

Luis Bedoya, salpicado en el FIFAGate

La fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, anunció nuevos cargos de corrupción contra 16 altos cargos y exdirectivos de la FIFA; el saliente presidente de la FCF, uno de ellos.

La justicia federal de Estados Unidos inculpó a otros 16 altos dirigentes y exdirigentes de la FIFA y asociaciones nacionales, por el caso de corrupción que sacude a la organización, anunció la fiscal general norteamericana Loretta Lynch. A estos sujetos se les acusa de "continuo abuso" de su posición en el organismo para enriquecimiento propio.

 

Entre los inculpados se encuentran el paraguayo Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol, y el hondureño Alfredo Hawit, presidente interino de la Concacaf, ambos arrestados en Zúrich (Suiza), así como el titular de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Marco Polo del Nero; el expresidente de esa entidad Ricardo Teixeira; y el titular de la federación ecuatoriana Luis Chiriboga.

 

De otra parte, la fiscal confirmó que Luis Bedoya, saliente presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, habría colaborado con la justicia aceptando dos delitos; fraude en transferencia bancaria y conspiración de soborno. Por tales delitos será acusado.

 

Ocho de los acusados en el escándalo por corrupción en la FIFA se declararon culpables, entre ellos el exvicepresidente de la Concacaf Jeffrey Webb, anunció la fiscal Lynch.

 

Precisamente, entre quienes admitieron los cargos en su contra se encuentran también los expresidentes de las federaciones chilena y colombiana de fútbol, Sergio Jadue y Luis Bedoya, respectivamente, además de los ya procesados empresarios argentino Alejandro Burzaco y brasileño José Margulies, según un comunicado de prensa del Departamento de Justicia estadounidense.

 

La primera ola de detenciones de mayo había llegado en vísperas del Congreso electivo de la FIFA, que reeligió pese al escándalo al presidente Joseph Blatter, aunque el suizo anunció apenas cuatro días después su próxima marcha, que tiene pensado hacer efectiva el 26 de febrero, cuando se elija a su sucesor.

 

Para justificar las peticiones de extradición de los mandatarios de la FIFA, Lynch argumentó que las negociaciones para intercambiar influencias y dinero ilícito tuvieron lugar en Estados Unidos y que, además, los acusados utilizaron, los bancos de Wall Street para blanquear los sobornos.

 

Estas nuevas imputaciones casi doblan el tamaño de la macro-investigación contra el máximo organismo del fútbol mundial, que recibió su primer golpe en mayo pasado, cuando EEUU formuló cargos de corrupción públicamente contra 14 personas, de los que siete fueron arrestados en Suiza.

 

De los siete detenidos en mayo, solo dos aceptaron voluntariamente su extradición: el estadounidense Jeffrey Webb y el brasileño José María Marín.

 

La novedad sobre Bedoya se da luego de que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos descubriera una cuenta bancaria secreta en la que el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) movió alrededor de un millón de dólares, según denunció en su momento el diario El Tiempo.

 

Bedoya, siempre según El Tiempo, se acogió a "una amnistía tributaria" y declaró a las autoridades locales la existencia de la cuenta en la que hizo cuantiosos movimientos durante ochos años si bien esta ya había sido detectada por la Unidad de Información y Análisis Financiero de Colombia (Uiaf).

 

Este es el indictment del particular (original en inglés):

 

Fuente
Sistema Integrado Digital