Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri celebrando sus goles ante Serbia
Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri celebrando sus goles ante Serbia.
Suiza se quedó con el triunfo frente a Serbia
22 Jun 2018 09:31 PM

Hijos de la guerra... La fuerte historia tras la celebración suiza en el Mundial

Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri festejaron de forma idéntica sus tantos ante Serbia. 
David Aponte
David
Aponte Caballero
@apontecaballero

Polémico y emotivo fue el partido entre Suiza y Serbia, válido por la segunda jornada del Grupo E del Mundial de Rusia. No solo se vivió al máximo dentro del campo de juego, sino que el trasfondo político fue imposible de ocultar. 

Después de ir perdiendo desde el minuto cinco de juego, Suiza logró remontar el marcador adverso con goles de Granit Xhaka, al minuto 52, y Xherdan Shaqiri, al finalizar el juego. 

El asunto no hubiera trascendido lo deportivo de no ser por el origen de los dos anotadores. Xhaka, aunque nació en Suiza, es de familia kosovar, mientras que Xhaqiri es nacido en Kosovo. Tras anotar en la portería serbia, ambos celebraron los goles haciendo con sus manos el águila de la bandera albanesa.

Vale la pena aclarar que el padre de Xhaka fue un preso político en la antigua Yugoslavia por hacer parte de varias manifestaciones en contra del gobierno. Tras cumplir su pena, su familia se exilió en Suiza. 

Por su parte, los padres de Shaqiri también dejaron su tierra natal para establecerse en Suiza, justo en medio de la guerra de los Balcanes.

Tras la polémica acción, pues la FIFA prohíbe la relación directa entre fútbol y política, Xhaqiri se negó a hablar de su celebración. "En el fútbol siempre hay emociones y pueden ver que lo que hice es emocional. Simplemente estaba muy feliz por anotar. No creo que haya que hablar de eso".

Por su parte, el seleccionador suizo Vladimir Petkovic sostuvo que no se debería mezclar la política y el fútbol. "Es importante mantenerse al margen de la política. Estamos aquí para vivir emociones y disfrutar del ambiente alrededor".

"Todos sobre la cancha y fuera de ella debemos mantenernos alejados de la política y concentrarnos en el fútbol que une a la gente", añadió el DT, nacido en Sarajevo, Bosnia-Herzegovina.

En la vereda del frente, el técnico serbio, Mladen Krstajic, tampoco quiso referirse al hecho. "No me ocupo de estas cosas. Soy un deportista".

Cabe anotar que no es la primera vez que se genera polémica por recordar los hechos vividos en los Balcanes. En octubre de 2014, en medio de un partido Serbia vs Albania, una invasión de campo derivó en una fuerte pelea entre jugadores e hinchas.

En aquella oportunidad un dron con una bandera de la Gran Albania generó la ira de los serbios, quienes no aceptan la independencia de la antigua provincia albanesa.