Milorad Mazic en un partido entre Mónaco y Besiktas
Milorad Mazic en un partido entre Mónaco y Besiktas
AFP
24 Mayo 2018 06:38 AM

La cara y cruz del árbitro de la final de la Champions

Con el colegiado de la final en Kiev, ni el Liverpool ni el Real Madrid conocen la derrota, hasta ahora.
Steven
Stiven
López
@StivenMorrison

Real Madrid y Liverpool se reencontrarán en Kiev con el serbio Milorad Mazic, árbitro experto y con autoridad elegido por su gran momento para la final, con el que ambos clubes no conocen la derrota hasta la fecha, aunque llevan temporadas sin cruzarse con él.

Serio, con experiencia y con demostrada habilidad para definir claramente los papeles de cada uno en el campo, Mazic es un árbitro que dialoga lo justo y que actúa con autoridad, pero con la inteligencia de quien lleva años pitando cosas importantes.

Dicen de él que es "un buenazo" cuando deja el silbato y que la final le llega en el momento justo como último examen previo al Mundial de Rusia. Allí estará entre los seleccionados por la FIFA para la ocasión y allí estuvo el año pasado por la Copa de las Confederaciones.

Después de un discreto papel en el Mundial de Brasil 2014, su buen hacer hizo a la FIFA depositar su confianza en él y dejar en sus manos la final de ésta, saldada con victoria de Alemania sobre Chile (0-1).

Su actuación en Kiev y lo que le depare el Mundial de Rusia pueden confirmar la cúspide de la carrera de un árbitro que nació hace 45 años en la localidad de Vrbas, que es el número uno de su país y que se ha curtido a base de derbis en la Liga Serbia entre Belgrado y Estrella Roja.

La docena de enfrentamientos de este tipo que ha tenido que manejar fortalece su currículum, que incluye la etiqueta de internacional desde 2009 y la invitación de la Federación Egipcia para arbitrar los derbis más grandes de su capital con Al Ahly y Zamalek.

Por sus estadísticas en más de un centenar de partidos se podría decir que hace un arbitraje equilibrado. Lleva 30 penaltis señalados -15 a los equipos locales y 15 a los visitantes- y 28 tarjetas rojas -14 a los clubes de casa y 14 a los de fuera-.

Entre ellas está la roja directa que mostró al defensa portugués Pepe pasada la media hora (m.37) del debut de Portugal en Brasil 2014 ante Alemania, en un partido que acabó con un 4-0 para los alemanes, por propinar un cabezazo a Thomas Muller.

La final del sábado, para la que fue designado el 7 de mayo, será el sexto encuentro de "Champions" que Mazic arbitre este temporada,después de Juventus-Barcelona (0-0), Basilea-CSKA Moscú (1-2), Mónaco-Besiktas (1-2), Roma-Atlético de Madrid (0-0) y Slavia-Apoel (0-0).

Sporting-Atlético de Madrid (1-0) y Ludogorets-Milán (0-3) fueron sus citas en la recién concluida Liga Europa, además de otros cinco duelos de clasificación para Rusia 2018: Eslovaquia-Inglaterra (0-1), Francia-Suecia (2-1), Dinamarca-Polonia (4-0), Escocia-Eslovaquia (1-0) y Dinamarca-Irlanda (0-0) de la eliminatoria final.

Tampoco la temporada anterior arbitró a los finalistas de la "Champions" de este año, aunque sí pitó la Supercopa de 2016, que enfrentó a Real Madrid y Sevilla en Trondheim (Noruega), donde el título fue para los blancos (3-2).

A éstos no les ha ido mal hasta ahora con Mazic. Además de aquel título, resuelto con un gol de Carvajal en una prórroga forzada por un tanto de Ramos en el minuto 90, también ganaron al Basilea en la Champions 2014-2015 (0-1). La temporada anterior empataron en el Vicente Calderón con el Atlético de Madrid (0-0).

El Liverpool se ha topado dos veces con el serbio y ganó una de ellas y empató otra. La victoria fue en los dieciseisavos de final de la Liga Europa 2010/11 sobre el Sparta Praga (1-0) y el empate en Old Trafford ante el Manchester United (1-1) en la vuelta de octavos de la Liga Europa 2015/16. Los "Reds" llegaron a la final de aquella competición en Basilea ante el Sevilla, pero la perdieron por 3-1

Este sábado Mazic relevará al alemán Felix Brych como árbitro finalista de "Champions", a punto de cumplirse nueve años desde su estreno en competición continental, el 9 de julio de 2009, en el Llanelli-Motherwell de la primera ronda previa de la Liga Europa, poco después de pitar tres encuentros en el Europeo sub-17 (incluida una semifinal, Alemania-Italia).

En Kiev estará asistido en las bandas por sus compatriotas Milovan Ristic y Dalibor Djurdjevicm junto al francés Clement Turpin como cuarto árbitro y los también serbios Nenad Djokic y Danilo Grujic como asistentes adicionales.