Los rivales que derrotaron a Nacional y Medellín
Los rivales que derrotaron a Nacional y Medellín
AFP, Colprensa y @MillosFCoficial
17 Dic 2018 05:01 PM

¿El Atanasio Girardot dejó de ser el fortín del fútbol paisa?

2018 fue un año en el que los antioqueños tuvieron que ver a sus rivales celebrar en su casa.
David Aponte
David
Aponte Caballero
@apontecaballero

Junior de Barranquilla se consagró campeón del fútbol colombiano en el segundo semestre de 2018, tras superar al Deportivo Independiente Medellín en la gran final del FPC.

El club barranquillero se quedó con la Liga Águila 2018-II, a pesar de la derrota 3-1 en el Atanasio Girardot. A los ‘tiburones’ les bastó el 4-1 obtenido en condición de local para poder celebrar su octavo título de Liga en una plaza que hasta hace poco parecía inexpugnable. 

El Atanasio Girardot, un escenario que no hace mucho era prenda de garantía para los equipos paisas, tuvo que ver, nuevamente, como la visita daba una vuelta olímpica en este 2018. 

Lea también: ¡Junior es campeón! 'Curramba' celebra la octava estrella

La caída del ‘Poderoso’ se sumó a la cadena de dolorosas derrotas que han tenido que ver los aficionados paisas en su máximo escenario deportivo; y es que fue la tercera final que se escapó en casa durante 2018. 

A continuación, el repaso de los partidos cruciales en los que los antioqueños se resignaron en casa: 

Nacional y un año para el olvido  

Difícil ha sido para el cuadro ‘verdolaga’ un 2018 en donde disputó tres finales y dejó escapar dos en su cancha. Además, doloroso fue quedar eliminado en la Copa Libertadores, de la que se despidió prematuramente en octavos de final ante el que, en el papel, parecía el rival más fácil de todas las llaves. 

Todo comenzó el 07 de febrero de 2018, en el partido de vuelta de la Súper Liga. El clásico de Colombia enfrentaba a los dos clubes con más títulos en la historia del país. Nacional venía de lograr un gran resultado en el estadio El Campín (0-0) y tenía todo servido para sumar un nuevo trofeo a sus vitrinas. 

Sin embargo, el ‘verde de la montaña’ no contaba con un inspirado Roberto Ovelar que, con espectacular doblete, hizo que el gol de Andrés Rentería no sirviera para nada, silenció las tribunas e hizo que el ‘embajador’ profanara tierras antioqueñas. 

Hay quienes dicen que “con el desayuno se sabe cómo será el almuerzo” y ese resultado fue profético. Apenas cinco meses después Atlético Nacional disputaba una nueva final y, nuevamente, el Atanasio organizó la fiesta para el visitante. 

El 09 de junio Medellín recibía el partido de vuelta de la final de la Liga Águila en su primer semestre. Nacional llegaba con un resultado inmejorable de Ibagué, había derrotado 0-1 al Deportes Tolima y lo único que tenía que hacer era administrar el resultado. 

No obstante, Jorman Campuzano, con un gol en contra, dio el empate momentáneo de la serie para el Tolima. Minutos después, Vladimir Hernández parecía despejar los temores 'verdolagas', pero en la adición Danovis Banguero forzó la definición desde el punto blanco del penal. 

En ese momento se destacó la figura de Álvaro Montero, que con sus penales atajados a Reynaldo Lenis y Vladimir Hernández le abrió el camino a Marco Pérez para darle su segunda estrella al ‘vinotinto y oro’, esta vez en Medellín. 

Capítulo aparte merece la eliminación de Copa Libertadores ante un modesto Atlético Tucumán. Si bien no fue una final, fue un certero golpe en el alma ‘verdolaga’ que cayó ante el que parecía el cuadro más accesible de los octavos de final del certamen continental. 

En el estadio Monumental José Fierro, Leandro Nicolás Díaz y Guillermo Acosta dieron un mazazo a las aspiraciones de Nacional que tenía la responsabilidad de remontar ese 2-0 en casa. 

Sin embargo, el gol de Omar Duarte no fue suficiente y el ‘verdolaga’ vio cómo se frustró el objetivo de conquistar su tercera Libertadores.

El DIM no pudo lograr el milagro

Dando continuidad a las frustraciones del fútbol de la capital de Antioquia en 2018, el Deportivo Independiente Medellín se tuvo que conformar con el subtítulo ante el Junior de Barranquilla. 

Aunque el ‘rojo de la montaña’ vendió cara su derrota, el resultado de 3-1 ante el cuadro de ‘curramba’ fue insuficiente. Tras la goleada 4-1 en el Metropolitano, los tantos de Leonardo Castro y Germán Cano, si bien le dieron emoción a una final que parecía definida, no alcanzaron para evitar que un foráneo se paseara como campeón ante las tribunas del Atanasio Girardot. 

Cuatro golpes en el Atanasio, cuatro fiestas armadas para la visita y la duda de si volverá a ser inexpugnable como en otros tiempos.