Ni la pandemia ha detenido los sueños de estos emprendedores.
Ni la pandemia ha detenido los sueños de estos emprendedores.
Cortesía Ventuno
10 Dic 2020 03:44 PM

Ventuno, la marca de zapatos que emprende en pandemia

Ni la pandemia ha detenido los sueños de estos emprendedores.
Redacción
comercial

A pesar de que la pandemia ha dado golpes sensibles a la economía, generando pérdida de empleos y cierre de empresas, no ha frenado la aparición de nuevos emprendimientos. Un caso de éxito se presentó en Cúcuta, donde una pareja –en medio del panorama retador que vive el país- ha sacado a flote su sueño.

Ivana Contreras y Julián Romero son una joven pareja de emprendedores. Se casaron el 21 de diciembre del año pasado y fue esa fecha la que inspiró el nombre de Ventuno, una empresa cucuteña que se lanza a competir en uno de los mercados más desafiantes de Colombia: el calzado.

Ventuno nació a mediados de diciembre del 2020, Si emprender es complicado, hacerlo durante una pandemia podría serlo aún más, sin embargo, esto no detuvo a Ivana y Julián.

Sus planes para comenzar Ventuno venían desde el 2019. El nombre original era otro, pero se presentaron algunos inconvenientes y no pudieron registrarlo. En diciembre tuvieron la idea del nuevo nombre y enfocaron sus esfuerzos para hacerlo realidad en los primeros meses del 2020.

“Inicia la pandemia y ya íbamos a inaugurar, sin embargo, eso no nos detuvo. Fue un impulso más. Hubo miles de imprevistos, pero gracias a Dios pudimos sacar todo a flote”, comenta Julián Romero, cofundador de Ventuno.

Además, con el propósito de apoyar la economía nacional en medio de la pandemia, principalmente en una ciudad donde la informalidad alcanza el 80% como los es Cúcuta, su fundador destaca que detrás de Ventuno hay más de 50 familias beneficiadas, cuentan con seis fábricas y los insumos son comprados a empresas colombianas, generando empleo y oportunidades en un momento difícil para el país.

Los retos de emprender en pandemia
Si bien la crisis mundial por el coronavirus no detuvo la meta de esta pareja y, por el contrario, los impulsó a seguir trabajando para sacar adelante su emprendimiento, reconocen cuáles fueron los desafíos que encontraron en el camino.

Según resumió Julián, uno de los desafíos más grandes ha sido posicionar la marca, “otro reto fue encontrar cómo manejar buenos insumos sin que se incrementen los costos, ofrecer un producto de calidad a un buen precio, que vaya de la mano con la economía y la situación. Ese es el principal objetivo: calidad, moda y economía”, agregó.

Actualmente, el modelo de negocio de Ventuno en 100% digital, apostándole a romper el paradigma sobre el bajo nivel de compras online en Colombia. Hasta el momento han realizado envíos a las principales ciudades del país y diferentes municipios, así como países latinoamericanos, Canadá y Estados Unidos. La meta para el 2021 es abrir su primera tienda física en Cúcuta.

Ivana Contreras, confundadora de Ventuno, destacó el crecimiento digital que ha tenido la marca, pues las ventas online tomaron mayor fuerza durante el panorama actual por la pandemia, sumando más de 100 mil seguidores en Instagram y más de 1.500 clientes. Asimismo, señaló que cada 3 meses realizan lanzamientos con nuevos diseños.

Además, resaltó cómo su espiritualidad los ha ayudado a seguir construyendo Ventuno, “la experiencia para cualquier emprendimiento, especialmente este que ha sido tan difícil por la pandemia, es tener perseverancia, disciplina y fe. Somos jóvenes que emprendimos el proyecto de la mano de Dios, lo primero que hicimos fue entregárselo a Él”, concluyó Ivana.

Un estilo amigable con el medio ambiente
Sobre qué papel representa el medio ambiente para Ventuno, Julián aseguró que se trata de uno muy importante, “tenemos maquinaria y técnicas de elaboración que nos permiten ahorrar lo máximo del material para así no generar tantos desperdicios. En la industria de calzado se presenta ese problema, desperdicio de materiales”.

Asimismo, indicó que en cada área se preocupan por manejar insumos amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, en el área de despachos, no utilizan bolsas plásticas y las cajas donde se envían los zapatos son en cartón, reciclables y biodegradables.