cartagena-1.jpg
Suministrada a LA FM
19 Abr 2017 03:56 PM

Venezolanos residentes en Cartagena elevaron su voz de protesta contra Maduro

Más de 20 venezolanos residentes en Cartagena se congregaron este miércoles en la Plaza de la Paz, frente a la Torre del Reloj para expresar a una sola voz su preocupación por la crisis humanitaria que se vive en el vecino país.
La
Fm

Niños, jóvenes y adultos, muchos de los cuales no se conocían entre si, se concentraron en ese sitio emblemático del centro histórico de la ciudad para manifestar su solidaridad por el difícil momento que atraviesa la democracia venezolana, y exigir la salida definitiva del poder del presidente Nicolás Maduro.

“Viva Venezuela”, “No más dictadura”, “Afuera Maduro”, “No más niños destruidos”, “Queremos a nuestro país libre”, fueron algunas de las consignas declamadas por los manifestantes, quienes no pudieron ocultar su impotencia y entre lagrimas solo pedían un cambio para Venezuela y poder volver a su hogar.

De acuerdo a lo manifestado por Adriana Valdes, de 23 años de edad y quien tuvo que dejar su familia hace 8 meses en el estado de Miranda, la crisis en su país "va más allá de un show mediático", por lo que su único deseo es que renuncie o deje su cargo el presidente Maduro.

“Me duele que nos toque estar por acá lejos de nuestra familia y quisiera estar en mi país. Extraño a mi familia, expresó la joven que vive con unos tíos en un barrio ubicado en las faldas de la Popa.

Y agregó: “Es súper dramática la situación. Es real la gente buscando comida en la basura y es algo que hacen porque no hay qué comer, no hay trabajo que le de el suelo para abastecer lo que necesitan en la casa”.

Ese mismo sentimiento lo comparte Mayerlin Díaz, de 24 años de edad y quien llegó hace 3 meses a Cartagena procedente de Caracas.

“En mi familia llegó el momento, por lo menos en diciembre no hubo cena, no hubo ni siquiera para un compartir. Ese día fue muy triste, todos llorábamos, no de felicidad sino porque no teníamos que comer”, dijo esta técnica en mecánica dental, que antes de la crisis trabajaba en un laboratorio en su país y estudiaba, y que ahora, en la capital de Bolívar  es una desempleada más.