ranavenenosaOophagalehmannilafm.jpg
youtube.com
27 Nov 2017 07:40 AM

Traficantes de fauna afectan población de rana endémica del Valle del Cauca

Esta especie estaría siendo traficada como mascota.

Investigadores de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) y la Universidad del Valle, realizan un monitoreo a la rana venenosa Oophaga lehmanni, para establecer las posibles causas de la disminución en el número de individuos.

La especie que es endémica en los municipios de Dagua y Buenaventura, específicamente en la cuenca del río Anchicayá, estaría siendo traficada como mascota o incluso, se extrae de su hábitat natural para la realización de supuestos medicamentos a partir del veneno del animal.

La rana mide unos 3,5 centímetros y se le reconoce por sus brillantes colores amarillo, rojo o naranja con franjas negras. Los biólogos han venido realizando estudios a la población que hacía presencia en 10 puntos de esa geografía y en la actualidad se ha notado una reducción del número de anfibios en al menos el 55% del territorio.

Según Wilmar Bolívar, biólogo y PhD en ciencias biológicas de la Universidad del Valle, el estudio está en la fase de desarrollo y hasta el momento permite emitir una alerta, porque “la situación es delicada, debido a que están relativamente bien sólo un 45%, mientras el número restante es reportado como desaparecidas o en condiciones críticas”.

Una de las estrategias para reducir el riesgo ha estado enfocada en la realización de un taller de actualización del plan de conservación de la rana venenosa que involucra a los habitantes de la zona, quienes han ayudado a los investigadores de ambas instituciones a detectar los lugares de hábitat y evitar que otras personas lleguen a la zona para extraerla de manera ilegal.

“En términos generales, podemos decir que la rana, desde el punto de vista genético, está disminuyendo su diversidad genética y esta es una alerta que nos ha permitido trabajar en un plan para reducir el riesgo”, argumentó Bolívar.

La investigación se extenderá hasta finales del 2018 tiempo en el cual se podrá establecer si la población de la Oophaga lehmanni ha aumentado o desaparecido.