Alcantarilla-Ingimage.jpg
Ingimage (Referencia).
24 Mayo 2017 05:57 AM

Rafael Martínez denunció presunto sabotaje en operación a alcantarillado de Santa Marta

En los últimos días, el problema de rebosamiento de aguas negras en las calles se ha agudizado, por lo que habitantes cerraron las vías que presentan este problema.
La
Fm

El alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, realizó un fuerte pronunciamiento frente al tema, señalando que personas inescrupulosas estarían saboteando la operación del alcantarillado a cargo de la empresa 'Veolia', que entró a operar el servicio hace poco más de un mes en reemplazo de Metroagua.

"Quiero denunciar que personas inescrupulosas se han dedicado a sabotear la operación. Gente que manejaba las válvulas, las están cerrando. Además, abren las alcantarillas para botar basura y generar este caos, hoy vemos rebosamientos inusuales y ya tenemos evidencia de esto", aseguró Martínez.

El alcalde indicó que estas personas estarían interesadas en hacer quedar mal la empresa de servicios públicos de Santa Marta, ESSMAR. "A esas personas le decimos que no perjudiquen a la comunidad para tratar de hacer quedar mal al gobierno. Ya nos libramos de una empresa nefasta, pero ahora no traten de hacer ver como si la Essmar es la que lo estuviera haciendo mal".

Son por lo menos 12 sectores de Santa Marta los que presentan rebosamiento de manjoles y estancamiento de aguas negras. En lugares como el Centro, Gaira, Bastidas, La Lucha, María Eugenia y el Mercado, sus habitantes están cansados por los malos olores y los insectos que genera este problema, llegando al punto de usar tapabocas permanentemente.

"Las alcantarillas están totalmente rebosadas, el agua ahí estancada, eso trae insectos, moscas, ya uno no se puede sentar en la puerta de la casa porque no aguanta el olor y si va a comer se tiene que encerrar porque las moscas son insoportables", indicó Rodrigo Miranda, habitante del barrio La Lucha.

Cansados de esta situación, decidieron cerrar las calles con cuerdas y letreros que dicen: Vía cerrada por emergencia sanitaria.

"Es una emergencia sanitaria lo que vivimos en Bastidas, las personas pasan con la nariz tapada y no es para menos porque el olor es fétido", aseguró Welman Charris, líder comunal de barrio Bastidas.

"La comunidad está molesta porque esto está totalmente inundado, por aquí no se puede caminar, ya hay niños enfermos con infecciones en la piel por este mismo problema", manifestó Luis Hernández del barrio María Eugenia.

Si bien el problema de rebosamiento de las aguas servidas no es nuevo en Santa Marta, los habitantes notan con extrañeza, que en estos 3 o 4 días que no ha llovido en la ciudad, el problema persiste, incluso en sectores donde no se habían presentado anteriormente.