Argos-LA-FM-Colprensa.jpg
Logo de Argos / Colprensa
21 Ago 2017 04:03 PM

Estudios preliminares de Argos detectan cemento en el río Sinú pero sin afectar el agua

En esta oportunidad, el presidente de la compañía reiteró las disculpas por ese vertimiento.
La
Fm

Tras conocerse, a través de un video, que un conductor de una empresa contratista de Argos realizó un vertimiento de desechos en el río Sinú en Valencia, Córdoba, la compañía inició un proceso de investigación interno y estudios ambientales preliminares para determinar el impacto de esa acción.

Juan Esteban Calle, presidente de Argos, señaló que han encontrado cemento fraguado en las áreas cercanas pero que no compromete ni la calidad del agua, ni la pesca.

“Se tomaron muestras tanto del agua, como del suelo. No solo en el lugar del incidente sino también cien metros aguas abajo y aguas arriba. Los estudios nos están arrojando que entre un metro y sesenta centímetros cuadrados de un encostrado de cemento fraguado de tres kilos que se retiró. No vemos incidencia en la calidad de agua, ni en la pesca”.

Argos reconoció que la mayor afectación se dio en la calidad del aire por las características del vertimiento. Sin embargo (hasta este momento), no se ha establecido si esa condición aún persiste. Cabe recordar que la compañía despidió al conductor del vehículo, y también elevó una queja ambiental contra el mismo y la empresa contratista.

Por ahora, se espera una reunión entre las autoridades ambientales de Montería y los equipos ambientales de Argos, quienes presentarán los resultados de los estudios “y poniéndonos a sus órdenes para solucionar cualquier impacto que haya tenido este lamentable incidente”, añadió el presidente de Argos.

Las investigaciones internas de la compañía también incluyen una revisión de sus procedimientos operativos y de las empresas contratistas “porque estos incidentes son inaceptables”.

De acuerdo con Calle, es la primera vez en 84 años de historia de la compañía que se reporta un incidente de esa naturaleza, y añadió que la compañía contratista Transpotempo tenía nueve años trabajando junto a Argos sin reportar una situación similar.