LGBTI
Colprensa
1 Sep 2020 09:15 PM

En el Congreso también rechazan a juez que negó matrimonio a dos mujeres en Cartagena

Congresista Mauricio Toro afirma que se presentó un hecho de homofobia.
Ángel Ocampo Rodríguez
Ángel
Ocampo Rodríguez
@Angelgocampo

Hay indiganción en el Congreso de la República por la decisión que tomó un juez civil de Cartagena que rechazó la solicitud de matrimonio de dos personas del mismo sexo acudiendo a su moral cristiana y principios religiosos.

El representante Mauricio Toro de la Alianza Verde afirmó que esta es una decisión homofóbica y que viola varios derechos constitucionales y que el Consejo Superior de la Judicatura debe investigar de inmediato al juez décimo civil de Cartagena.

"Que un juez alegando sus creencias religiosas se niegue a celebrar un matrimonio del mismo sexo es muy grave, porque que la homofobia se materialice en un juez de la República, que se supone debe defender a todos los colombianos ante la ley", señaló el Representante de la Alianza Verde.

Le puede interesar: MinInterior advierte que ante rebrote se cerrarían algunas actividades

"Ahora si el señor juez quiere objetar conciencia ante la ley y la Constitución pues claramente no puede ser un juez de la República en Colombia y por lo tanto le exigimos al Consejo Superior de la Judicatura investigar y sancionar de inmediato a este personaje", agregó Mauricio Toro.

Otro de los congresistas que rechazó el fallo del Juez cristiano fue el senador, Roy Barreras quien anunció que denunciará por prevaricato al administrador de justicia por utilizar argumentos ilegales para negarle el matrimonio a dos mujeres.

"Supone el señor Juez que el hecho de ser miembro de la comunidad LGTBI, es estar excluido de Dios, es decir que Dios es incompatible con ser LGTBI, por lo tanto, en lugar de ser juez es inquisidor y los considera pecadores", señaló Barreras.

En contexto: Por ir en contra de su “moral cristiana”, juez negó matrimonio entre dos mujeres

En la decisión que tomó el juez, el funcionario judicial cuestiona los alcances de la sentencia C 577 de 2011 que le permitió a las parejas conformadas por personas del mismo sexo solicitar la unión civil.

“(…) no puedo casar a dicha pareja del mismo sexo, porque ello contraría mi moral cristiana, va en contra de mis principios esenciales y cuando exista conflicto entre lo que dice la ley humana y lo que dice la ley de Dios, yo prefiero la ley de Dios, porque prefiero agradar primero a mi señor Dios, todopoderoso, antes que al ser humano”, señaló el juez.