militares
Archivo RCN Radio
2 Feb 2021 06:10 PM

Ejército responsabiliza a disidencias del secuestro de dos soldados

El hecho ocurrió en el corregimiento de Guamalito, municipio de El Carmen, Norte de Santander.
Olga Lucía
Cotamo Salazar
@olgalucacotamo

Según informó el Ejército, los dos militares se encontraban recogiendo los víveres para llevarlos a sus compañeros, cuando fueron interceptados por hombres armados y posteriormente fueron obligados a subirse a una camioneta.

Se trata de los soldados, Jesús Alberto Segovia Muñoz y Yony Andrés Ospino Castillo del Batallón vial Energético. El Ejército responsabilizó al frente 33 de las disidencias de las Farc.

Encuentre aquí: En lo corrido del año Colombia registra 10 masacres

Las fuentes castrenses señalaron que los militares adelantaban operaciones para la seguridad y defensa de la población civil, cuando fueron secuestrados pero, tan pronto los compañeros de los uniformados se enteraron de lo sucedido, iniciaron las operaciones para rescatarlos.

El coronel Lothar Alcindo Gelvez, jefe del Estado Mayor y segundo comandante del Comando Operativo Energético N1, sostuvo que "en estos momentos, las tropas fortalecen las operaciones militares en esta zona del Catatumbo, con el objetivo de rescatarlos sanos y salvos".

Así mismo, el Ejército expresó que es una retaliación de los grupos armados, por la destrucción de laboratorios de procesamiento de clorhidrato de cocaína, ya que el narcotráfico es el combustible de los grupos armados en la zona del Catatumbo.

El oficial añadió que "hacemos responsables a este Grupo Armado Organizado Residual, de la integridad y la vida de nuestros hombres, de lo que les suceda a nuestros soldados, es un acto que atenta contra los Derechos Humanos y es la muestra de la violación al Derecho Internacional Humanitario (DIH)".

Lea también: Hombres armados asesinan a tres mineros en Antioquia

Igualmente, indicaron las autoridades que en la zona del Catatumbo hay presencia de la disidencia del frente 33 de las Farc y el ELN, además que es una ruta del narcotráfico que sale al sur del Cesar.

Durante el mes de enero se registraron cinco ataques en contra del Ejército y de la Policía. Las autoridades vienen trabajando de manera conjunta y han fortalecido los controles, al detectar un plan pistola en los municipios de Tibú y El Tarra.