desempleolafm1-1-2.jpg
AFP (Referencia).
1 Mayo 2017 02:37 PM

Colombia sigue siendo uno de los países con más informalidad laboral de América Latina

"No es cierto lo que dice el Gobierno que ahora hay más empleos formales".
La
Fm

El presidente de la Escuela Nacional Sindical (ENS), Carlos Andrés Díaz, reveló que Colombia es uno de los países con mayor indice de informalidad laboral y advirtió que esta se seguirá disparando, en la medida en que no haya oportunidades de empleo.

"Aunque el Gobierno ha logrado reducir la informalidad, Colombia sigue siendo el país con la tasa de desempleo más alta de América Latina después de Brasil. No es cierto lo que dice el Gobierno que ahora hay más empleos formales", sostuvo el dirigente sindical a LA FM y RCN Radio.

Según el informe revelado por la Escuela Nacional Sindical, la pobreza en Colombia está asociada a oportunidades de empleo y de educación, dos de los factores que habría que enfrentar para reducir la inequidad, teniendo en cuenta que el 73,6% de los pobres están en la informalidad.

"El coeficiente de concentración de la riqueza Gini se ubicó en 0,517, que ubica al país como uno de los más desiguales de la región" dice la ENS.

"El trabajo doméstico y de cuidados no remunerados representa el 20,4% del PIB del país, esto es $135 billones. El 80% de este trabajo lo realizan las mujeres. Éstas dedican más del doble del tiempo de su trabajo a labores no remuneradas. Así, la brecha entre hombres y mujeres que se dedican al hogar es de gran magnitud, una proporción de 50 a 1", señala el informe.

Igualmente, destaca que las mujeres permanecen más tiempo en el desempleo y rotan más en los empleos que los hombres. Mientras un hombre se retira una vez de la actividad laboral, una mujer lo hace 3,5 veces, principalmente para dedicarse al cuidado de los recién nacidos o de los adultos mayores del hogar.

"En cuanto a la protección social, la característica principal de la población ocupada es la informalidad por acceso a la seguridad social (salud y pensiones), pues se evidenció un alto grado de exclusión, más del 60% del total de ocupados. En 2016 apenas el 35,5% de los ocupados estaba afiliado a salud y pensiones, pero desagregado por sexo, a salud y pensión estaban afiliados el 35,6% de los hombres y el 35,5% de las mujeres", puntualiza el informe.