La porrista de Millonarios, Luisa Fernanda Ovalle, un caso aún sin resolver.
La porrista de Millonarios, Luisa Fernanda Ovalle, un caso aún sin resolver.
Colprensa
15 Mar 2019 08:42 AM

Procesado por crimen de porrista de Millonarios asegura que no la mató

Hugo Zabaleta asegura que no participó en el asesinato de Luisa Fernanda Ovalle.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

Hugo Alejandro Zabaleta Sossa está confiado en que la justicia demostrará que no tuvo ningún tipo de relación y participación en el asesinato Luisa Fernanda Ovalle Chávez, registrado el 30 de noviembre de 2013 en el barrio Castilla, en el sur de la capital de la República.

En entrevista exclusiva con RCN Radio, Zabaleta Sossa manifestó que esa noche él se encontraba en compañía de su padre y un grupo de amigos viendo el partido Pasto-Millonarios en un bar cercano a su vivienda. Al día siguiente, cuando se levantó, se enteró de la noticia de la muerte de la joven estudiante en el parque Los Ángeles, ubicado a 500 metros del lugar en el que se encontraba.

Lea también: Aparecen varios testigos del asesinato de Luisa Fernanda Ovalle, porrista de Millonarios

Pese a vivir en el mismo barrio desde hace 13 años, Zabaleta Sossa asegura que nunca tuvo contacto físico o por redes sociales con la joven estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad San Buenaventura y porrista del club de fútbol Millonarios.

Cinco años después de estos hechos, el 1 de agosto de 2018, Zabaleta Sossa fue contactado por una mujer vía WhatsApp para que le cotizara unos tatuajes, hecho por el cual se citaron en el Centro Internacional ubicado en la calle 26 con Carrera Séptima. Cuando estaba esperando a la cliente fue requerido por dos policías que le manifestaron que existía una orden de captura en su contra por el delito de homicidio.

En ese momento creyó que se trataba de un error por parte de las autoridades, el cual iba a resolver en muy poco tiempo. Sin embargo, al otro día fue trasladado a los juzgados de Paloquemao donde la Fiscalía General le imputó el delito de homicidio agravado y un juez de control de garantías –considerando que representaba un peligro para la sociedad y existía riesgo de fuga- lo envío a la cárcel La Modelo de Bogotá.

En ese centro estuvo privado de su libertad durante 201 días, esperando que se iniciara el juicio en su contra. Este hombre de 31 años de edad reconoce que el único testigo que lo acusa directamente no tiene ningún tipo de credibilidad, puesto que él mismo ha reconocido que esa noche había bebido más de 10 cervezas en un bar cercano al parque.

Cuando quiso ir al baño en el establecimiento en el que se encontraba no pudo hacerlo porque estaba ocupado por lo que tomó la decisión de entrar al parque para hacer sus necesidades. Después de casi atravesarlo llegó a un canal de aguas lluvias. En ese lugar vio como la joven había sido interceptada por un hombre quien sacó un cuchillo de su cinturón y la amenazó para que soltara el bolso. Debido a la resistencia que ella opuso la apuñaló dos veces en el pecho y salió corriendo.

En contexto: El testimonio clave en investigación por asesinato de la porrista de Millonarios

Después de esos hechos el testigo se devolvió al bar y continuó tomando. Pocos minutos después el supuesto agresor ingresó al mismo establecimiento, pidió una bebida alcohólica y un cigarrillo, posteriormente se fue.

Para Zabaleta esta declaración carece de toda lógica puesto no entiende cómo después de haber visto lo que ocurrió y tenerlo a pocos metros no fue capaz de denunciarlo ante las autoridades. Reconoce que de haber sido el asesino se habría cambiado de residencia para evadir la investigación.

¿Cómo se enteró del crimen de Luisa Fernanda Ovalle?

El domingo cuando salió en las noticias que había fallecido después de ser atacada en este parque (de los Ángeles)

¿Usted la conocía o la había visto?

Nunca tuve contacto con ella, no por WhatsApp ni por Facebook, tampoco ningún tupo de relación o de amistad. Hasta ahora me estoy enterando qué hacía por su vida, que era una muchacha de bien, que estudiaba, que era porrista de Millonarios.

¿Dónde se encontraba el día de los hechos?

Yo me encontraba en Castilla, hemos hecho un trabajo investigativo muy arduo porque es muy difícil poder recordar qué estaba haciendo uno hace cinco años en un día que no tiene ningún tipo de implicación ni nada importante en tu vida. Sin embargo, hemos conectado lazos con mis amigos, mi familia y hemos logrado ubicación de las celdas de dónde yo me encontraba ubicado.

Yo estaba en el barrio, precisamente viendo el partido de Pasto-Millonarios, y estaba con mi padre, con algunos amigos en los bares que se encuentran a unos 500 metros de acá.

¿Usted sabía que era sospechoso de este crimen?

Yo jamás fui convocado por la Fiscalía ni por ningún ente para ir a comparecer sobre el caso o si estaba haciendo parte de la investigación. Yo me vine a dar cuenta de todo el día que me capturaron.

¿Cómo fue esa captura?

Vía WhatsApp me contacta una mujer para cotizar unos tatuajes, entonces quedé de encontrarme con ella a la hora de almuerzo de mi empresa. Salí a almorzar y me encuentro que esa persona no estaba sino que se encontraba la Fiscalía que me captura por el homicidio agravado de Luisa Fernanda Ovalle.

¿Qué pasó después?

Yo pensé ‘esto debe ser un error’ y lo resuelvo en un par de días y ya, estaré en mi casa, pero no fue así, me imputaron cargos y me dictaron medida de aseguramiento de inmediato.

¿Por qué portaba un arma el día que fue capturado?

Efectivamente yo andaba con una navaja, es un arma de trabajo, porque yo me desplazaba en bicicleta al centro para trabajar en el edificio Telecom que queda cerca una zona de tolerancia y podría ser víctima de un atraco. Entonces era mi forma de ganar tiempo y alejarme. Yo sé que está mal visto que una persona porte un arma pero si tenemos en cuenta la inseguridad en Bogotá y las estadísticas, solamente en enero han incautado 2.300 armas blancas en TransMilenio y yo sé que no todos son asesinos, hay mucha gente de bien que necesita protegerse.

Volvamos al proceso, ¿usted conoce al testigo que lo acusa?

El señor Juan Gabriel Billabón Guarnizo es la persona que me está acusando y que me tiene implicado en este problema. Solamente tengo entendido que él tiene alrededor de 12 o 13 cervezas en su organismo el día de los hechos.

¿Qué dice este testigo en su contra?

Él indica que estaba haciendo del cuerpo porque en el bar que se encontraba no podía hacerlo. Pese a que estaba lloviendo y es una parte oscura pudo ver los hechos a una distancia superior a los 20 metros, reconociendo claramente un rostro. Él dice que se asusta mucho y que yo siendo el asesino llego al bar a tomarme una cerveza y a fumarme un cigarrillo.

¿Tiene alguna base esta acusación?

Es una versión bastante absurda ¿cómo se le va a tomar la declaración a un sujeto que tiene 12 cervezas en su organismo?

¿Por qué dice es una versión absurda?

El testigo difiere de la forma en cómo fue atacada (Luisa Fernanda), difiere de la versión de las personas que realmente estuvieron ahí, una de ellas es la señora que recoge a la víctima del suelo y trata de llevarla al hospital. Los vecinos también tienen una versión que concuerda con la de esa señora, sin embargo, la de él difiere completamente sobre mi descripción física, dice que el atacante mide entre 1.70 y 1-75 metros, yo mido 1.83, incuso dice que yo tengo un acento paisa.

¿Cómo piensa desvirtuar esta declaración?

Él se negó a hacerse un examen psicológico por parte de mi defensa, porque queríamos examinarlo ya que Medicina Legal dijo que él puede declarar pero tiene un problema cognitivo pero queríamos comprobarlo por parte de mi defensa a lo cual él se ha negado, lo que genera muchas dudas.

¿Cree que existen presiones para acusarlo?

Si me vio en el lugar de los hechos y en el bar ¿por qué no llamó a las autoridades sí sabía que se estaba realizando el levantamiento de una persona? ¿Por qué tuvo que esperar la recompensa de 70 millones de pesos para declarar?

¿Van a utilizar los videos de las cámaras de seguridad en su defensa?

Estos videos son los que nos da la Fiscalía, hubo un peritaje del FBI en el que no se pudo determinar efectivamente el rostro del asesino de Luisa Fernanda. Se puede establecer que es un hombre por su silueta, se establece que es más bajito.

Nosotros hemos hecho nuestro trabajo de revisión y nos hemos dado cuenta que las declaraciones del testigo no concuerdan porque él dice que sale del parque por una cancha de microfútbol y hemos determinado que media hora antes y después de los hechos no entra nadie.

¿Qué le tiene que decir a los padres de Luisa Fernanda Ovalle?

Si alguna vez tuviera la oportunidad quisiera expresarles mi máximo apoyo con el caso. Entiendo totalmente el dolor que deben estar sintiendo por la muerte de su hija pero pues yo no maté a Luisa Fernanda y si estoy dispuesto a llegar hasta donde toque llegar para esclarecerlo.

Si algún día puedo ayudarles de alguna manera a resolverlo quedaría encantado de hacerlo, no puedo tener nada en contra de ellos, están en su dolor pero yo tengo que luchar por mi libertad, por mi familia y por la verdad que es la que tiene que salir.

¿Cómo se encuentra actualmente?

He pasado por muchos estados de depresión, de ansiedad, de insomnio, ha sido muy difícil adaptarme a mi hogar. No he ido a trabajar por temor a mi vida.

¿Ha pensado cambiar de residencia o salir del país?

No, yo estoy en Bogotá y no me pienso ir a ningún lado hasta no resolver mi situación jurídica. El que nada debe nada teme.

Fuente
RCN Radio