CAI OXY en Bogotá
Este es el CAI OXY, ubicado en el norte de Bogotá, donde ocurrieron los hechos.
Google Street View
9 Mar 2020 04:11 PM

Mujer denuncia que fue acosada sexualmente al interior de CAI en Bogotá

La Policía confirmó a La FM que ya fue abierta una investigación disciplinaria por estos hechos.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

La Policía Metropolitana abrió una investigación disciplinaria contra tres policías, dos hombres y una patrullera, por un caso de acoso sexual a una mujer que se presentó el pasado 1 de marzo, al interior de un CAI, ubicado en el norte de Bogotá.

La presunta víctima de acoso sexual entregó su versión a La FM de lo que sucedió la madrugada de ese día. 

Los hechos se dieron aproximadamente a las 2:30 am luego de que tres mujeres salieran de un reconocido bar, ubicado en la Zona Rosa, y decidieran caminar hacia la carrera 15 con calle 82, para tomar un taxi con rumbo a sus casas. Allí, de manera sorpresiva, fueron abordadas por dos policías -un hombre y una mujer- que les pidieron sus documentos.

Relató que una de ellas les dijo que no tenía papeles y los policías accedieron a dejarla ir porque ya había detenido un taxi. 

Entre tanto, las dos mujeres entregan sus cédulas a los agentes de la Policía y es allí cuando, según su relato, se inicia el abuso de autoridad de parte de los patrulleros contra las dos mujeres.

"La patrullera requisó a mi amiga de una forma pasada, luego se acerca y me dice que yo qué tenía debajo de la chaqueta. Yo lo tomé por el lado de que yo tuviera un arma o droga, por el tono en el que lo dijo. Yo le respondí: nada. Entonces se acerca y me abre la cremallera de la chaqueta y me dijo: '¿no que no tenía nada?'", expresó la mujer.

Dijo que la patrullera se refería era a la ropa, pensaba que la mujer no tenía blusa. "Le dije: obviamente tengo ropa y empezó a tocarme los senos de una forma que nunca me los habían tocado ni siquiera en una requisa para entrar a un concierto. Me molestó pero yo dije, quizás son protocolos de ellos. Después siguió requisándome y cuando me iba a meter las manos en mis partes íntimas, me molesté bastante y le dije que ella no tenía por qué hacer eso ni requisarme de esa manera frente a todo el mundo", contó.

"Yo no estaba cometiendo ningún delito, no soy una delincuente y sentía que estaban abusando de mi integridad (...) ella se molesta y me dice que son protocolos de ellos y que puede requisarme como quiera. El policía hombre se refería a nosotras como si fuéramos lo peor", agregó.

Luego, la mujer contó que la patrullera le abrió el bolso y le sacó una billetera pequeña donde ella tenía sus documentos personales y dinero. "Ella procede a sacar la plata y a contarla, yo le dije que no fuera abusiva que no me contara la plata, que eso no hacia parte de una requisa", enfatizó en su versión de lo acontecido.

Ante la molestia, la agente llama a una patrulla y la amenaza con llevársela a la UPJ. "Le dije ¿por qué? si no estoy haciendo nada malo, esto me parece un abuso, no me dijeron nada y como a los cinco o diez minutos llegó la patrulla y me subieron. Mi amiga se iba a ir conmigo en la patrulla, pero no la dejan y le dicen que si quiere ir a donde me llevan debe irse a pie".

En medio de la discusión, a la otra mujer la jalan y le rompen la chaqueta. "Mi amiga los trata mal y les dice que porqué son tan abusivos. Si ellos hubieran seguido un protocolo a ella también la suben a la patrulla, pero no, a ella la dejaron libre".

Chaqueta rota en medio de caso de acoso sexual
Cortesía
Así quedó la chaqueta rota de una de las mujeres en medio del forcejeo con la Policía.

De allí fue trasladada a la estación de Policía Oxy, ubicada en la carrera 11 con calle 77. "Me bajan a empujones hasta la estación, me meten a un cuarto con unos lockers sola, donde únicamente había una silla de plástico y me encierran. Se dirigen hacia mí con insultos, me sentí humillada en la forma que me trataban aún sin haber hecho nada", recalcó.

Mientras estaba encerrada, aseguró que vio cómo un patrullero maltrataba a un grupo de muchachos que estaban en el mismo CAI. "Los golpearon y maltrataron y mi miedo era que hicieran eso conmigo porque ellos no estaban haciendo nada y el policía que estaba ahí los trataba a patadas y con vulgaridad", señaló.

Cuando se van estos jóvenes, de acuerdo a la mujer, ese mismo patrullero se acercó y comenzó a acosarla sexualmente. "Me trata de manera morbosa, me decía que yo estaba muy rica. Me quitó mi celular mientras yo le escribía a mi hermano lo que estaba sucediendo, me preguntó que con quién estaba hablando y empieza a mirar mis conversaciones y abusivamente se metió a mi galería de fotos, donde empieza a morbosearme y a decirme cosas obscenas", aseguró.

"Me empezó a intimidar y me dijo que él me podía invitar a pasar una noche deliciosa con él, que si nunca había tenido una aventura con un policía, que si nunca había conocido a un policía y esa misma noche haberla pasado con él, que me podía gastar todo el trago que yo quisiera (...) me decía muchas cochinadas y fue abusivo al revisar hasta mis redes sociales", relató.

Aseguró a este medio que en ese momento no le decía nada por temor y más aún porque pudieran remitirla a la UPJ. 

"Al rato regresa y me dice que se había comunicado con la patrullera y proceden a quitarme mi bolso y la plata que tenía. Me imagino que la patrullera le dijo que había revisado mi bolso y yo tenía dinero, me quitan todo y llegaron los patrulleros que me habían requisado, y hasta que me quitaron la plata me devolvieron la cédula", indicó.

Cuando ella se aprestaba a irse del lugar, afirmó que ese patrullero que anteriormente la había acosado, ahora condicionó su salida del CAI a que le diera un beso. 

"Me dice que no me deja salir hasta que yo no le dé un beso y se para en toda la puerta y me tuvo unos ocho minutos, que le diera un beso y si no no me dejaba salir. No lo hice, traté de salir sin que me hiciera daño y lo empujé. Él se viene detrás mío y a mi amiga que llegó al CAI también le hizo la misma propuesta de pasar la noche con él", indicó.

Para poder salir del lugar, relató que tuvo que darle su número de celular al policía prometiendo que saldrían después. "Yo accedo para poder irme y tener pruebas de lo que estaba pasando. Él me marcó y yo ahí guardé su teléfono, miró mi celular para confirmar que yo si le estaba dando mi número real y si había recibido la llamada, incluso ahí quedó la llamada que él me hizo", recalcó.

Casi a las 5:00 am, la mujer logró salir de la estación de Policía junto a su amiga que había llegado al lugar tiempo después. 

Ahora, ella dice que teme por su vida porque este uniformado tiene su número de celular y datos personales luego de que le quitara la cédula.

La FM se contactó con la Policía Metropolitana de Bogotá sobre esta denuncia y la institución confirmó que se abrió una investigación disciplinaria en contra de los uniformados involucrados.

Fuente
Sistema Integrado Digital