LLAVE-DE-AGUA-ACUEDUCTO-INGIMAGE.jpg
Ingimage (Referencia)
17 Ene 2017 08:02 AM

Después de 15 años, se destraba construcción de acueducto para La Mesa y Anapoima

Los habitantes de estas poblaciones no cuentan con un suministro de agua constante.
La
Fm

El gobernador de Cundinamarca y la Empresa de Acueducto de Bogotá firmaron este martes un convenio que da vía libre a la construcción del acueducto para los municipios de La Mesa y Anapoima.

“Firmaremos un convenio para el reforzamiento y la ampliación de los sistemas de abastecimiento para los municipios de Funza, Madrid y Mosquera y para el abastecimiento definitivo para La Mesa y Anapoima, un convenio que se suscribe hasta el 2020”, afirmó el gobernador del departamento, Jorge Rey.

En el marco de este convenio se va a reforzar el abastecimiento en los municipios de Funza, Madrid y Mosquera, que pasarán de recibir 320 metros cúbicos de agua por segundo a casi mil metros.

Mientras se realizan las obras, que se espera inicien en el año 2018, se firmó un contrato de suministro primario de agua potable, en el que el Acueducto entregará 150 litros por segundo a estos municipios de forma temporal.

Con esta medida, el racionamiento que actualmente tiene La Mesa de 12 días pasará a 3 y el que sufre la población de Anapoima se reducirá de 8 a 2 días.

La inversión realizada será de 22 mil millones de pesos y beneficiará a más de mil personas del departamento.

-45 mil millones de pesos siguen embolatados-

La construcción del acueducto para estas poblaciones fue contratada inicialmente en el año 2005, bajo el gobierno de Pablo Ardila. En ese entonces, se dispuso de más de 45 mil millones de pesos para realizar la construcción, que fue adjudicada a una de las empresas del grupo Nule.

La obra nunca fue finalizada, pues solo se construyeron algunos tramos y tanques de almacenamiento que, según la Contraloría de Cundinamarca, tienen filtraciones y graves fallas técnicas.

Luego de que se destapó el gran escándalo del carrusel de contratos, ningún proceso fue abierto para conocer el futuro de esta obra.

“Fiscalmente no se inició ninguna acción, disciplinariamente tampoco, lo que resta es un proceso penal en el que yo he solicitado que se me declare como víctima. Lo difícil va a ser la recuperación de los recursos porque los Nule tienen varios procesos penales y la única opción es el remanente de los bienes”, afirmó Ricardo López Arévalo, contralor de Cundinamarca.

El contralor aseguró que hay varias obras en Cundinamarca que también fueron afectadas por la corrupción del grupo Nule y que en este momento están siendo investigados por la entidad.