iPhoneAFPLAFM1.jpg
AFP.
10 Ene 2019 11:14 AM

El drama de un joven tras cambiar su riñón por un iPhone

El joven nunca consideró los efectos de su decisión.

El hombre de 25 años, identificado como Xio Wang, hace ocho años tomó la decisión de vender uno de sus riñones, para poder tener dos dispositivos electrónicos. 

El joven, que para ese entonces tenía tan solo 18 años, viajo desde Anhui, uno de los territorios más pobres de China, hacia la ciudad de Hunan para encontrarse con una persona a la que le entregaría su riñón a cambio de iPad 2, un iPhone 4 y cerca de 22 mil yuanes (2.17 millones de pesos).  

Por la naturaleza de la transacción la cirugía se realizó de manera clandestina, en una zona donde las autoridades no tendrían presencia. Pese a que el joven sobrevivió a la intervención, el nunca llegó a imaginar lo que años después le sucedería.  

Ocho años más tarde, su salud comenzó a deteriorarse a tal punto de impedirle a su único riñón continuar con su funcionamiento, lo que le obligó a depender de por vida de una máquina de diálisis de la cual no se puede levantar porque que necesita asistencia las 24 horas.  

Lea más: Suspenden app de citas por supuesto contagio de Sida

Sin embargo, los responsabas del hecho fueron detenidos y procesados por lesiones voluntarias.  Los médicos que realizaron la cirugía, se consideró ilegal, recibieron una condena de tres años de cárcel sin derecho a detención domiciliaria, y el líder del grupo fue condenado a cinco años de prisión.  

La familia del joven, que hoy tiene 25 años, recibió una indemnización de 1.47 millones de yuanes (148 millones de pesos), como mecanismo de reparación de daños.  

Lea también: Pareja soluciona sus discusiones jugando Mario Kart 64 desde hace 18 años

Según información que circula en los medios locales de china, el joven vendería su riñón para probar a sus compañeros de clase que tenía la última tecnología del momento

La historia sigue conmoviendo a la población, pues su estado de salud es muy complejo, no puede estudiar, permanece en cama las 24 horas del día, tiene que estar a la supervisión de algún familiar y se le realiza el procedimiento de diálisis constantemente.