Hamish Robinson
Hamish Robinson
Foto: Daily Mail
28 Ene 2019 10:53 AM

El extraño caso del niño que tiene un riñón en su pierna

El pequeño nació sin el cromosoma 7p22.1, lo que causó la colocación inusual de su riñón.  
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@yurby_cr

Hamish Robinson es un niño inglés de 10 años de edad, y es considerado la única persona en el mundo que lucha contra un trastorno genético que ha provocado que su riñón se encuentre ubicado en una de sus piernas.  

Según los estudios a los que se ha sometido Hamish desde que era un bebé, refieren a que el niño tiene un riñón ectópico, que se trata cuando el órgano no está en el lugar correcto. Los especialistas aseguran que el pequeño nació sin el cromosoma 7p22.1, lo que causó la colocación inusual de su riñón.  

Lea también: El 'hombre árbol' se somete a nuevas cirugías

Su madre, Kay Robinson, de 48 años, contó a los medios de comunicación locales, que su hijo nació prematuro y que tan solo pesó dos kilos. Luego de estar en observación por tres semanas en el hospital, el bebé fue dado de alta. Sin embargo, continuaba en control médico.  

Al ver que su hijo no evolucionaba como cualquier niño en el crecimiento, decidió llevarlo a distintos especialistas. Cuando tenía 18 meses de edad, los médicos descubrieron que Hamish tenía un agotamiento cromosómico único, una condición que nadie más padece.  

Los doctores han llamado al defecto genético 'síndrome de Hamish'. A pesar de estar situado en la parte superior de su muslo derecho, el riñón sigue funcionando. Sin embargo, esta situación le ha causado otros problemas al niño, como, por ejemplo, dificultades para oír, ataques asmáticos severos, problemas en la columna vertebral, dificultades de aprendizaje y requiere una computadora de voz para hablar debido al trastorno.  

Le puede interesar: El extremado gasto de un joven por parecerse a Michael Jackson

Y aunque Hamish se encuentra bajo observación médica, para su madre es difícil evitar el temor de perder a su hijo, ya que su vida se encuentra bajo amenaza porque nadie sabe lo que puede pasar. “Hay que vigilarlo. Esto es difícil, porque los médicos no saben lo que podría surgir. Es poco probable que su condición lo afecte ahora, pero es más probable que cuando crezca sea peligroso". 

Fuente
Sistema Integrado Digital