02G57745-1.jpg
19 Ene 2018 05:30 AM

¿Se debe garantizar la legítima defensa de los ciudadanos frente a los delincuentes?

Desde Cambio Radical plantean que no es posible que en muchos casos de robos y detención de los bandidos, se tengan que indemnizar a sus victimarios.
La
Fm

El reciente caso de un atraco a mano armada contra una mujer embarazada en el barrio Rosales de Bogotá, los continuos fleteos, hurtos a residenciales y a vehículos, y la muerte de ciudadanos por el robo de celulares han hecho que la mayoría de los colombianos tengan una alta percepción de inseguridad.

Ante los graves hechos que generan temor entre los ciudadanos colombianos, ya hay quienes ponen sobre la mesa el debate de replantear los programas de seguridad local para que estén diseñados con el fin de combatir los delitos a través de la prevención, el castigo y la sanción.

Para recuperar la confianza de los habitantes y transformar la visión negativa que tienen del lugar en donde habitan, es necesario que se fortalezcan las sanciones para quienes incurran en cualquier clase de delito.

“No podemos permitir que unos pocos continúen quedándose con lo que la gente se ha ganado con su trabajo y que no sean castigados y menos aún, que las penas y sanciones sean tan débiles que en la mayoría de las veces no permitan su castigo, o que cuando lo hacen sea en cárceles en las que no se les permite su resocialización, sino que, en el peor de los casos, son una especie de escuela del delito”, dijo el candidato al Senado por Cambio Radical, Julio César Mancera.

Y agregó: “Que haya una judicialización de los delitos, acabar con la impunidad y endurecer las penas a quienes vuelvan a cometer actos de delincuencia serían unas de las soluciones para hacer frente a la inseguridad”.

Los cuestionamientos en materia de inseguridad también pasan por una judicialización de los delitos de manera eficaz y efectiva, buscando cero impunidades.

Al mismo tiempo, Mancera dijo que debe abrirse el debate para que se pueda garantizar que las personas que actúen en legítima defensa, no deban ir a la cárcel y menos aún tengan que indemnizar a sus victimarios.

“Es común presenciar como personas que tienen antecedentes criminales vuelven a las calles para seguir delinquiendo. Las cárceles, que pagamos con nuestros impuestos, no deben ser espacios de descanso, sino verdaderos sitios de resocialización que garanticen la no repetición de los delitos”, indicó.

“Buscaré hacer que los delitos como el hurto del celular, billetera y elementos similares, sean castigados como delitos mayores, por los daños que causan los delincuentes a los ciudadanos”, añadió.

El reciente caso de atraco a una mujer embarazada ha hecho que el presidente Juan Manuel Santos reclame a la Policía y al ministerio de Defensa más contundencia contra los delincuentes del país.