Centro.jpg
Imagen que acompaña el comunicado del Centro Democrático
17 Jul 2017 04:42 AM

Centro Democrático en pleno respaldó a Uribe tras pelea con Daniel Samper

El Centro Democrático considera además que el humor y la sátira no puede ser patente de corso para atentar contra la dignidad de las personas.
La
Fm

En un comunicado, todos los precandidatos presidenciales, la bancada de congresistas, los diputados, concejales y directivos del Centro Democrático rodearon y respaldaron al expresidente Álvaro Uribe tras su enfrentamiento con el periodista Daniel Samper.

LEA TAMBIÉN: Paloma Valencia: hubo violación de los derechos de mi hija Amapola por parte de Daniel Samper

El documento se da en contraprestación a la carta publicada por un grupo de periodistas en la que cuestionan al exmandatario por haber llamado ‘violador de niños’ al columnista, según ellos, “ignorando el contexto” de esa afirmación.

LEA TAMBIÉN: Daniel Samper: el expresidente Uribe cruzó una frontera que no debió cruzar

“No podemos aceptar que al señor expresidente Uribe, quien permanentemente es objeto de calumnias, injurias y difamaciones por parte de algunos periodistas y columnistas, se ponga en la picota pública, validando de paso las violaciones a la ética y a la moral en las que sin escrúpulos incurre a diario, en los medios de comunicación, en este caso, el humorista Daniel Samper Ospina, entre otros”, indican.

Afirman además que los medios de comunicación no pueden escudarse en la libertad de prensa para maltratar, difamar, injuriar, calumniar y además atropellar la honra de personalidades públicas.

“Ningún colombiano ha sido ofendido y calumniado tanto como Álvaro Uribe Vélez, a quien han llamado: 'asesino', 'paramilitar', 'corrupto', 'gamín', 'mano negra', 'narco', entre otros muchos términos injuriosos a su dignidad y la de su familia, y no hemos escuchado ni a los directores de medios ni a los periodistas exigir respeto a sus colegas”, añaden.

El Centro Democrático considera además que el humor y la sátira no puede ser patente de corso para atentar contra la dignidad de las personas.